Vehemente llamado de Fray Enrique a acudir a las urnas

Fray Gabriel Enrique.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

C
on un vehemente llamado, “casi como un ruego”, el obispo designado de la Diócesis de San Isidro de El General, fray Gabriel Enrique Montero,  hizo un llamado a los costarricenses para que analicen, disciernan y salgan a votar en las elecciones del próximo dos de febrero.

Define que misión es netamente pastoral, evangelizadora.

Define que misión es netamente pastoral, evangelizadora.

Reconoció el desánimo que abriga a los electores, particularmente a los habitantes del empobrecido sureste de Costa Rica, pero los convocó a acudir a las urnas a ejercer un derecho  que, a espaldas del abstencionismo, eviten a la democracia  precipitarse hacia una mayor ruina, por causa de la desazón.

Fray Gabriel Enrique, como prefiere que le llamen (en lugar de “monseñor”, título de nobleza), tuvo un primer acercamiento con periodistas locales y corresponsales establecidos en Pérez Zeledón, ayer, seis de enero de 2014, en la capilla de la catedral de San Isidro de El General. Se presentó en una conferencia de prensa, en la que estuvo acompañado por el arzobispo emérito Hugo Barrantes.

De irradiante carisma y sin llegar a interponer barrera de ninguna especie entre la jerarquía que le fue asignada y los representantes de la prensa y un grupo de sacerdotes que lo acompañaron de previo y durante la conferencia, hizo sus primeros esbozos sobre la labor que espera desarrollar en su condición de obispo de la Diócesis de San Isidro de El General.

Junto a una réplica de la catedral.

Junto a una réplica de la catedral.

En lo fundamental, aspira a encabezar una labor eminentemente pastoral y evangelizadora, mediante una relación buena y estrecha con el clero y los diferentes movimientos  apostólicos de una Diócesis extensa y abundante, que cuenta con 26 parroquias en ocho cantones y abarca una población civil de 300 mil habitantes.

Esa labor misionera estará orientada a consolidar el concepto cristiano de la familia, deteriorada el punto del “desastre” por un sinfín de males que promueven la desintegración y que, con ello, están causando un vacío a la vocación sacerdotal. Fray Gabriel Enrique estima que los sacerdotes escuchan mejor el llamado de Dios, en las familias de profunda fe cristiana.

Para lograr ese acercamiento, fray Gabriel Enrique se propone recurrir a los medios de comunicación y a la relación interpersonal y atribuye especial importancia a las redes sociales, instrumento del que –reconoce- tiene poco conocimiento y para el que se propone desarrollar habilidades.

Monseñor Hugo Barrantes: "Es un constructor de comunión".

Monseñor Hugo Barrantes: “Es un constructor de comunión”.

Fray Gabriel Enrique fue nombrado como obispo de la Diócesis de San Isidro de El General, el 24 de diciembre de 2013, de manera coincidente con la aceptación de la renuncia de monseñor Guillermo Loría Garita.

Reiteró lo dicho en San José, durante la conferencia de prensa en que fue presentado por el embajador de El Vaticano, monseñor Pierre Nguyên Van Tot, acerca de la mezcla de sentimientos que lo embargan: temor por la gran responsabilidad que se le asigna y alegría por el llamado a servir al pueblo de Dios.

Así como lo hizo el Papa Francisco, el día en que se le presentó como sumo pontífice de la Iglesia Católica, fray Gabriel Enrique apeló a la oración de los católicos para su protección y fortaleza y, muy en específico, dijo a los representantes de la prensa: “Cuento, muy en serio, con la oración de todos ustedes”. Estima que la tarea que le espera es demasiado grande y que sólo podrá sacarla adelante con la ayuda de Dios, que es el guía y el timón de todas las cosas, y de Jesucristo, que es el que lo llama a ser pastor.

El nuevo obispo será consagrado el primero de marzo y el clero generaleño y sus colaboradores ya están trabajando en la preparación de la ceremonia.


7 enero, 2014

Anúnciate Gratis