Vapores del beneficio de El Hoyón ajustados a los estándares de ley

CoopeAgri vapor

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

A
unque hay personas que se molestan por el olor del café tostado o se impresionan por las dimensiones de la nube de vapor que suelta la secadora, el proceso de secado y torrefacción del Café del Valle cumple con los requisitos que exige el Ministerio de Salud.

Existe una ley que obliga a las empresas que se dedican a la industrialización del café rendir un informe anual; y, más allá de la obligación, CoopeAgri, propietaria del beneficio de El Hoyón, ha hecho significativas inversiones para minimizar el impacto de las emanaciones, explica Rolando Valverde, gerente del Beneficio.

Estas inversiones le han permitido sobrepasar las pruebas, relacionadas con los indicadores de emanación de partículas y oxígeno, en el reporte operacional que la Cooperativa presenta, responsablemente, anualmente en el Ministerio de Salud, amplía Valverde.

El Gerente del Beneficio afirma que a veces la nube no se levanta porque es de vapor.

El Gerente del Beneficio afirma que a veces la nube no se levanta porque es de vapor.

El “humo del beneficio”, como le suele llamar el común de la gente, es ocasionalmente causa de protesta entre algunos de los vecinos de El Hoyón, un barrio del sur de San Isidro de El General, donde se encuentra ubicado el beneficio.

Y, ciertamente, la nube –que debería elevarse verticalmente- en ocasiones se queda baja, e inclusive se dirige hacia algún sector habitado, por insuficiencia de oxígeno en la atmósfera y cambios en la dirección del viento o porque la cascarilla que se utiliza como combustible suelta un vapor con una humedad que lo hace más perceptible visualmente, agrega Valverde.

Este fenómeno, justamente, fue explicado por colaboradores de CoopeAgri a los vecinos de El Hoyón, a principios del presente año 2014, por solicitud de su Asociación de Desarrollo Integral. A la reunión, sin embargo, no acudieron los vecinos que se han quejado y por los que fue presentada una denuncia ante el Ministerio de Salud, expuso Henry Acuña, presidente de la Asociación de Desarrollo.

Foto de la nube que sale del beneficio, desde la carretera al Aeropuerto.

Foto de la nube que sale del beneficio, desde la carretera al Aeropuerto.

De acuerdo con lo expuesto por el Gerente del Beneficio, CoopeAgri ha realizado importantes inversiones para que el proceso de secado y tostado de café cumpla con el componente ambiental que es propio y característico de cada una de las áreas de la Cooperativa.

Primero, trasladó los procesos de chancado y pre secado a su finca de La Ceniza, donde se están utilizando todos los instrumentos necesarios para que la labor se realice en armonía con el ambiente. También se han hecho estudios sobre el probable grado de contaminación del secado y la torrefacción, en las instalaciones de El Hoyón y se han instalado los equipos necesarios para minimizarla.

Pero no significa que esta cooperativa –que cuenta con 150 recibidores a lo ancho y largo de Pérez Zeledón y recibe café a 5 mil productores- haya dejado de lado el interés en buscarle una solución total a la inquietud de los vecinos.

Ha valorado la (remota) posibilidad de instalar chimeneas lo suficientemente altas; pero éstas, en principio, habrían de ser de dimensiones inmanejables. Y también está valorando el costo de trasladar el secado y la torrefacción para la finca de La Ceniza, para mejorar todavía más el proceso de secado y para que la labor sea menos perceptible.


26 noviembre, 2014

Anúnciate Gratis