Una Vuelta Ciclística que parece mostrar cansancio

Ingresan Raaben y los hermanos Rojas.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

E
n su quincuagésima edición, la Vuelta Ciclística a Costa Rica parece mostrar cansancio, al menos en la etapa San José/San Isidro de El General, si se le compara con el acontecimiento magno que celebraban multitudes, en las décadas pasadas.

Ahora, la Ciclística no es causa tanto entusiasmo...

Ahora, la Ciclística no es causa tanto entusiasmo…

Unos cientos de aficionados que se acercan a la meta, en contraposición con el desbordante entusiasmo de las ediciones primigenias, cuando los habitantes de las comunidades del camino salían a saludar a los atletas con arreglos florales sobre la carretera y los muchachos que podían se movilizaban en bicicletas y motocicletas a topar a los ciclistas, en la ruta al Cerro de la Muerte.

Y los errores que pueden salir caros se siguen cometiendo: una limitación de espacio para fotógrafos, locutores, periodistas y asistentes de los medios informativos, que se aglomeran frente a la meta y la falta de medidas de protección para los ciclistas, al decirse 150 metros delante de la línea de llegada.

No se reserva espacio para los trabajadores de los medios informativos.

No se reserva espacio para los trabajadores de los medios informativos.

¿Falta de buena voluntad? En el costado sur del parque de San Isidro, donde se suele ubicar la meta, hay suficiente espacio para dar a los fotógrafos todas las facilidades que necesitan para cubrir el ingreso de los corredores, con sólo mover diagonalmente unas pocas vallas publicitarias.

Y la ausencia de autoridades que detengan el tránsito de vehículos por detrás de la catedral, para evitar que algún ciclista (por descuido, desconocimiento o algún impedimento momentáneo) pueda ir a estrellarse contra algún vehículo que vaya pasando de norte a sur.

El año pasado, por esta misma causa, hubo un incidente entre un diputado que tomó la iniciativa de cerrar la vía, como medida de emergencia y un oficial de la Fuerza Pública. Este año, otros miembros de la comitiva volvieron a tomar la misma iniciativa, con la particularidad de que no había policías que les riñeran.

Otra vez, hubo que improvisar medidas, para evitar accidentes.

Otra vez, hubo que improvisar medidas, para evitar accidentes.

La novena etapa de la Vuelta a Costa Rica 2014, celebrada hoy, 23 de diciembre de 2014, en fin, transcurrió sin mayores novedades que alteren la rutina ni desborden el entusiasmo, como no sea por el espectacular pique que pudieron observar los espectadores, entre los tres corredores que llegaron primero a la meta.

Ganó Henry Raabe, del equipo de Coopenae; pero es un triunfo a medias, porque no logra reducir ni en un segundo la enorme diferencia que lo separa de Juan Carlos Rojas, quien entró a la meta en segundo lugar.

Primero Raabe; segundo Juan Carlos y tercero Julio César, el hermano enviado a atacar a quienes puedan representar peligro para el “Rey”.

La diferencia de casi diez minutos que mantenía Juan Carlos sobre su más inmediato seguidor, Josué González, hoy se hizo más grande. Y los entendidos pronostican que, dentro de la normalidad, los confabulados hermanos Rojas tienen todo montado para que el “Rey Juan Carlos” asuma el trono mañana, en San José.


23 diciembre, 2014

Anúnciate Gratis