Un vestidito de Pérez Zeledón se convierte en reliquia milagrosa

Basílica de Los Ángeles.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

U
n vestidito confeccionado por manos generaleñas será el que lucirá la imagen costarricense de la Virgen de los Ángeles hasta el dos de agosto de 2015, lapso en que alcanzará el profundo valor de una reliquia con virtudes milagrosas, en el concepto celestial de la Iglesia Católica.

El vestidito es una capucha que sirve para proteger la imagen. (revistapasosdefe.com)

El vestidito es una capucha que sirve para proteger la imagen. (revistapasosdefe.com)

Es un vestido blanco con una cruz y ribetes dorados, sobrepuesto a la imagen de piedra durante la denominada “ceremonia de vestición”, que se celebró en el santuario de Nuestra Señora de los Ángeles en la mañana del dos de antier, dos de agosto de 2014.

La mujer que lo confeccionó informó con detalle al cura párroco de la Basílica que un hijo suyo había recibido un milagro por la intercesión de la Virgen de los Ángeles. Y de los tres vestiditos que llevó, uno fue escogido para que brinde protección a la Imagen durante los siguientes 363 días del año. Ella es de Pérez Zeledón y prefirió que su nombre se mantuviera en el anonimato.

La ceremonia de vestición es una tradición que comenzó a celebrarse en Costa Rica en 1950, primero en un ritual privado realizado por los sacerdotes, tras la escogencia de uno de los vestiditos que confeccionaban las religiosas de una congregación.

Con los años, la ceremonia fue teniendo variantes. La Iglesia abrió la posibilidad de otras costureras llevaran sus prendas para seleccionar, de entre ellas, la que llevaría la imagen durante el año siguiente.

La devoción a la Virgen mueve multitudes.

La devoción a la Virgen mueve multitudes.

Pero la cantidad de vestiditos que comenzó a llegar fue tan grande, que clero cartaginés optó por conferir el privilegio una costurera que –de manera comprobada- haya vivido la trascendental experiencia de un milagro. Así se hizo el año pasado y así ocurrió en las recientes celebraciones de fe del presente mes de agosto.

El milagro atribuido a la intercesión de la Virgen de los Ángeles ante su hijo, Jesucristo, concebido como la suspensión de una sentencia que a la vista de los seres humanos era irrevocable, se perfila tan misterioso como el milagro mismo. La prenda confeccionada por la generaleña se convertirá ahora, cuando se le sustituya por otra el próximo dos de agosto, en una reliquia milagrosa.

La curación de un cáncer que la ciencia médica daba por incurable, el año pasado; una solución misteriosa en el presente año; la sanación inexplicable de un aneurisma a una mujer costarricense que condujo a la santificación del papa Juan Pablo Segundo, profundo devoto de la Virgen María…

A la imagen de la Virgen de Los Ángeles se le protege con un vestidito desde 1950.

A la imagen de la Virgen de Los Ángeles se le protege con un vestidito desde 1950.

Quiérase o no, la devoción y una Fuerza que todo lo puede existen; y de historias reales de fe y convicción está colmada la peregrinación de cientos de miles de personas que, año con año, visitan Cartago y suben de rodillas el santuario de la Virgen.

El ritual de la vestición se realiza durante una eucaristía matutina. La imagen de la virgen se saca del resplandor y el vestido de oro que la protegen. De hecho, el vestidito de tela es una protección adicional, para evitar que sufra raspaduras u otros daños.

Pero también, la confección de vestiditos, es una muestra de amor y devoción a la Virgen y ahora muchas las personas que llevan cientos de ellos, para que los sacerdotes los bendigan. La bendición –con agua bendita- se realiza dentro de la Basílica y en la explanada de enfrente, tras el recorrido de la imagen, entre las multitudes características de un dos de agosto.


4 agosto, 2014

Anúnciate Gratis