Un nuevo legado del padre Coto a la historia del Valle de El General

Parroquia San Isidro Labrador. Presentación del libro.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

E
l presbítero Álvaro Coto Orozco hace un nuevo aporte al conocimiento del Valle de El General, con su libro “Parroquia San Isidro Labrador, en su Centenario (1914-2014), presentado el viernes nueve de mayo de 2014, en la catedral de San Isidro de El General.

El libro se puede adquirir en la Casa Cural. Vale cinco mil colones.

El libro se puede adquirir en la Casa Cural. Vale cinco mil colones.

Es un libro de consulta, para leer de una sentada -117 páginas- un documento ampliamente documentado al que se suma el conocimiento adquirido por el emblemático Padre Coto durante las seis décadas en que ha ejercido el sacerdocio en la parroquia de San Isidro. Llegó a San Isidro en 1953.

Es un libro histórico en que el padre Coto no logra, sin embargo, encerrarse en la estilística magistral del historiador, porque en su lenguaje sencillo y llano abre margen al lector interesado para que se vaya formando la secuencia de imágenes épicas de la evangelización del sureste de Costa Rica, desde que los legendarios padres misioneros paulinos, de origen alemán, de a caballo, en bote y por ente trillos se dieron a la tarea de visitar a los inmigrantes, influyendo en la construcción de templos alrededor de los cuales luego se formaron pueblos y ciudades.

Hubo que sustituirla porque se hizo pequeña y quedó dañada durante la Guerra Civil.

Hubo que sustituirla porque se hizo pequeña y quedó dañada durante la Guerra Civil.

Y, como un complemento tan propio de la Iglesia Católica, respalda lo dicho con más de cuarenta fotografías que muestran desde los primeros templos de tablones y bahareque que existieron lo que hoy es la Región Brunca –Térraba, Boruca, Buenos Aires, Palmares- hasta la portentosa catedral de una diócesis hoy constituida por 26 parroquias.

¿Cuántos, de los que añoran la icónica “iglesita roja” (la segunda que hubo frente al parque de San Isidro), saben que hubo que sustituirla porque se había vuelto muy pequeña para la creciente cantidad de feligreses y porque quedó muy dañada durante la Guerra Civil de 1948? Se iba a construir un nuevo templo, más amplio y menos rústico, pero debido a la creación de la Diócesis, hubo que reconsiderar el proyecto, para que el edificio sirviera de catedral.

Que San Isidro tuvo “parroquia” sin cura párroco durante décadas… que las actividades religiosas se celebraron en el galerón de los turnos durante diez años, mientras se terminaba de construir el actual edificio de la catedral… que la parroquia de San Isidro ha tenido cuadro curas párrocos (Julio Rodríguez, Álvaro Coto, Hugo Barrantes y Alexis Madrigal… que cuatro obispos…

Interior del templo de Buenos Aires. Así debió ser la "Iglesia roja" por dentro.

Interior del templo de Buenos Aires. Así debió ser la “Iglesia roja” por dentro.

La evangelización del Valle de El General arranca en 1907, con una estación misionera, en Palmares, aldea de lo que hoy es Daniel Flores, donde luego se establecieron los misioneros paulinos para atender las necesidades religiosas de Palmares, Chirripó (Rivas) y Los Ranchos (General Viejo) y, años después, la emergente comunidad de San Isidro.

Los primeros registros de bautizos, defunciones y matrimonios son, justamente, de 1914. Y… “Erigimos y constituimos, y para todo efecto declaramos erigida y constituida desde 1914 en que comenzaron a llevarse libros parroquiales en la jurisdicción, la parroquia de San Isidro de El General, con todos los derechos y deberes consignados en los sagrados cánones…”, dispuso el arzobispo Víctor Manuel Sanabria Martínez, según documenta el libro el padre Álvaro Coto.

Es un lindo libro, cuidadosamente elaborado por la editorial Alma Mater, que deberán leer todos los que quieran referirse a la historia del Valle de El General con propiedad y todos los generaleños que quieran conocer más acerca de sus orígenes.


11 mayo, 2014

Anúnciate Gratis