Un homenaje póstumo para la Escuela Científica

Juan Carlos Rodríguez y Geovanny Obando.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

L
a desaparecida Escuela Científica de Pérez Zeledón, que funcionó  al abrigo de la Universidad Nacional, recibió hoy, jueves 29 de agosto de 2013, una especie de homenaje póstumo por haber alcanzado el derecho de ondear la Bandera Azul Ecológica.

Geovanny Obando, coordinador regional del Programa de Bandera Azul, entregó la bandera a Juan Carlos Rodríguez, egresado de la Escuela Científica, durante el acto protocolario que precedió a la iza de las banderas que también ganaron el Colegio Científico y la Sede Regional Brunca de la Universidad Nacional.

Auditorio de la UNA, durante el acto protocolario de hoy.

Auditorio de la UNA, durante el acto protocolario de hoy.

La Escuela no abrió la puerta durante el presente año, tras haber perdido el apoyo del Estado, debido a una falta de concordancia entre la figura jurídica que respaldaba al centro educativo y las que contempla el Ministerio de Educación Pública.

La Bandera Azul es “un distintivo que se otorga anualmente por el esfuerzo y el trabajo voluntario en la búsqueda de la conservación y el desarrollo, en concordancia con la protección de los recursos naturales, la implementación de acciones para enfrentar el cambio climático, la búsqueda de mejores condiciones higiénico sanitarias y la mejoría de la salud pública de los habitantes de Costa Rica”.

Estudiantes del Colegio Científico y la UNA izaron sendas banderas azules.

Estudiantes del Colegio Científico y la UNA izaron sendas banderas azules.

Escuela, Colegio y Universidad se acreditaron el galardón, como producto del esfuerzo del personal docente y administrativo, respaldado por los estudiantes.  Deberán darle continuidad a la labor, para renovar el distintivo que ayer concentró a un centenar de estudiantes en el auditorio y la plazoleta de la UNA.

Este mérito alcanzado por la familia UNA de Pérez Zeledón es compartido con otros 86 centros educativos de la Dirección Regional Educativa de Pérez Zeledón. Para el año entrante, todos los cerca de 200 centros educativos de primaria y secundaria deberán haberla obtenido, de acuerdo con el propósito del Ministerio de Educación.

En Pérez Zeledón se vienen dando giros ecologistas específicos y significativos, hacia la meta de convertir a San Isidro de El General en una comunidad carbono neutral, algo dificilísimo de alcanzar, si se toma en cuenta de que la comunidad deberá compensar el daño que ha venido causando con la deforestación, el uso de energías fósiles, la liberación de dióxido de carbono, etc.

Un momento para apreciar a un grupo de estudiantes de la Escuela Pedro Pérez Zeledón.

Un momento para apreciar a un grupo de estudiantes de la Escuela Pedro Pérez Zeledón.

Pero el Coordinador Regional del Programa Bandera Azul recordó los esfuerzos que vienen realizando diversas instituciones públicas con el mismo propósito. La Municipalidad, por ejemplo, está empeñada en reducir al máximo la generación de basura, mediante la utilización de los residuos sólidos reciclables.

Obando destacó el privilegio de los habitantes de Pérez Zeledón, por una abundancia de microclimas y oportunidades de disfrutar la naturaleza que no tienen muchas otras comunidades del mundo.  Mientras que un texano, ejemplificó, tiene que disponer de mucho tiempo y dinero para desplazarse hasta la costa, los generaleños tienen playas, y también montañas, a sólo unos minutos.

Pero destacó que el agradecimiento por ese regalo de la naturaleza no debe quedarse en tener buena disposición y buenos instrumentos para una buena disposición de la basura, sino en no producirla.

En la foto de entrada: El coordinador regional del Programa de Bandera Azul entrega el galardón de la Escuela Científica Juan Carlos Rodríguez, un egresado.

29 agosto, 2013

Anúnciate Gratis