Un año de tragicomedia municipal en Pérez Zeledón

Manifestación contra las hidroeléctricas.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

A
dos semanas de que termine 2013, las actas municipales consignan la tragicomedia de una Municipalidad que va a pasar a la historia por lo intrascendente y denigrante, para una comunidad acostumbrada a sacar el pecho cuando se dice de Pérez Zeledón.

Inicialmente constituido por seis partidos políticos y luego convertido en siete con el fraccionamiento de uno de ellos –el Partido Liberación Nacional-  el Concejo vino a convertirse en la jurisdicción de dos bandos en pugna, uno de los cuales (integrado por dos o tres regidores, dependiendo de que se incorpore a la sesión un suplente) vota “no” cuando los demás votan “sí” y vota “sí”, cuando los demás votan no.

Exigieron revocar el acuerdo de moratoria a las hidroeléctricas.

Exigieron revocar el acuerdo de moratoria a las hidroeléctricas.

Ad exceptio veritatis, puede tomarse cualquier acta de cualquier sesión municipal del año, para comprobar lo que se deduce –a título de ejemplo- del acta de la sesión extraordinaria número 76, del 28 de noviembre, en que se conocieron 31 informes de comisión, donde consta que 29 de ellos fueron aprobados por siete o seis regidores y desaprobados por dos o tres y que, de todas formas, en los 31 casos aparece el voto negativo de por lo menos uno del “no”. La sesión, como otras, terminó abruptamente por el accidente de reproches y alardes entre regidores y regidoras.

El inconveniente es mayor si se observa que ninguno de los acuerdos tomados a lo largo del año apunta a un proyecto trascendental para el desarrollo de un cantón como Pérez Zeledón, agobiado durante las dos últimas décadas por una crisis económica sin precedentes. Y algunos de los acuerdos no trascendentales, mediante un instrumento que algunos de los regidores denominan “cementerio de acuerdos”, se diluyen en la Administración Municipal.

Los patentados de licores exigieron la revocatoria del Reglamento.

Los patentados de licores exigieron la revocatoria del Reglamento.

Como rara iniciativa para llamar al Concejo a la razón, uno de los regidores invitó a sus iguales y a los síndicos a reunirse (fuera del escenario del Auditorio, donde trabaja el Concejo) para fijar políticas que convinieran al desarrollo de Pérez Zeledón, pero en el mejor de los casos, de los dieciocho (propietarios y suplentes) que conforman el Concejo y de los once síndicos existentes, sólo lo acompañaron tres en la segunda reunión.

En el extremo de las cosas, frente a situaciones de presión popular, llegaron a tomar acuerdos que después tuvieron que invalidar. Tal es el caso de la aprobación de un Reglamento a la Ley de Licores, una disposición para que se cerrara el puente –abierto después de años de espera- del Polideportivo y una moratoria a la instalación de plantas hidroeléctricas privadas.

El año se va sin que el Ayuntamiento haya encontrado una solución a la disposición de los desechos sólidos, una carga adicional a las obligaciones de los contribuyentes, en parte porque se ha concentrado la idea de desarrollar un proyecto en un lugar que ha sido adversado y obstaculizado reiteradamente por los del grupo del “no”.

El puente del Polideportivo siguió funcionando.

El puente del Polideportivo siguió funcionando.

Significa, en términos monetarios, que Pérez Zeledón ha tenido que pagar, durante el año, la suma de 235 millones de colones (24 mil colones por tonelada) en el transporte de la basura, hasta Miramar de Montes de Oro, por lo que la alcaldesa Vera Corrales atribuía a “burocracia” e “intereses mezquinos”, en conferencia de prensa que dictó a inicios de año.

En esta crítica situación que viven los generaleños, por causa de la falta de empleo y adecuadas oportunidades empresariales, destaca la morosidad de los contribuyentes que no quieren o no pueden pagar. Mil de ellos fueron llevados a cobro judicial durante el año, a un costo de 50 mil colones por persona, lo cual significa, en otros términos, que durante el presente año, se le han escurrido a la comunidad generaleña otros 50 millones de colones en gastos de abogado.

Frente a las dificultades que sufre la generalidad de la gente, por falta de iniciativas para crear fuentes de empleo y oportunidades, hay dos grupos de líderes generaleños tratando de encontrar la salida a la crisis que -al margen de lo que ocurra en los órdenes nacional y global- deberá solucionar Pérez Zeledón con su propia gente y sus propias decisiones.


13 diciembre, 2013

Anúnciate Gratis