Trabajo, privaciones y deleite detrás del grupo “Comporta”

Grupo Comporta

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

Q
uienes han podido disfrutar la excelencia de las presentaciones coreográficas de un grupo como “Comporta”, difícilmente imaginan el trabajo, las privaciones y el entusiasmo de esta gente llena de juventud que se expresa a través de la danza y que gana aplausos –a veces extendidos a ovaciones- en los escenarios donde se presentan.

Son jóvenes, muchas veces limitados por las condiciones económicas de sus familias, que acuden sistemáticamente a llevar la danza a la práctica, hasta el grado de perfección, con el requisito principal e indispensable de que no solo no abandonen los estudios, sino que muestren un buen rendimiento académico en sus escuelas o colegios.

Su éxito es producto de un enorme esfuerzo.

Su éxito es producto de un enorme esfuerzo.

Comporta es un grupo coreográfico integrado por 36 jóvenes –hombres y mujeres- seleccionados como los mejores, de un total de 73 bailarines que acuden a la academia de bailes folklóricos y latinos “Abriendo Caminos”, ubicada en el barrio Boston, en San Isidro de El General.

Contribuyen con una cuota mínima, para que la academia y el grupo puedan subsistir, comprar vestuario y desplazarse hasta los escenarios donde realizan sus presentaciones; pero se mantienen, básicamente, con los recursos que consiguen con las comidas que llevan para venderse entre ellos mismos y hasta para compartir, cuando sus compañeros, definitivamente, no tienen dinero para comprarlas.

Estos muchachos son estudiantes de escuelas y colegios de Pérez Zeledón, que así llegan de instituciones céntricas y reconocidas como La Asunción, el Liceo Unesco, el Técnico Profesional Ambientalista y las escuelas Doce de Marzo y Pedro Pérez Zeledón, como de lugares tan alejados como Quizarrá, en el distrito Daniel Flores.

La danza les permite encontrar el camino de la realización.

La danza les permite encontrar el camino de la realización.

Se entregan, de lleno, a la práctica de un arte que les permite realizarse. “Lloran, ríen y aprenden a bailar”, y evolucionan como muchachos de bien, más fuertes y entusiastas ante los desafíos que se les van presentando, en esta academia que comenzó a funcionar en el corredor de la casa de Gisela Araya Campos y que ahora se extiende a un pequeño salón agregado a la residencia.

Y cuando las prácticas son colectivas, y la cantidad de muchachos rebasa la capacidad del pequeño salón de la casa de Gisela Araya (coordinadora de Abriendo Caminos y Comporta) recurren a los gimnasios del Polideportivo, de Pedregoso, en Palmares… dondequiera que les faciliten un local amplio, a título de colaboración, porque no hay recursos para pagar el alquiler.

Estos esfuerzos, sin embargo, tienen grandes recompensas para los bailarines, como se pudo apreciar con la aceptación que tuvieron el recién pasado 31 de octubre de 2014, durante la presentación oficial del Festival Luces del Valle 2014, en el Hotel del Sur.

Durante la presentción oficial del Festival Luces del Valle 2014.

Durante la presentción oficial del Festival Luces del Valle 2014.

O como la que tuvieron el viernes cinco de setiembre en el gimnasio del Polideportivo, durante un festival de bailes folclóricos organizado por la Academia Abriendo Caminos, en el que participaron 350 bailarines, integrantes de grupos procedentes de todo el cantón.

O como la que han tenido en festivales coreográficos del calibre de Cibaile (donde obtuvieron el tercer lugar nacional en los años 2012 y 2013) y Move it (donde alcanzaron el primer lugar nacional en el 2014). Ganar un punto en Move it por aplausos, a donde el grupo llegó con una barra constituida por doce padres de familia, es mucho decir.

“Estos campesinos… (la apreciación, con tintes más bien de elogio, se repite en cada hazaña en que participan talentosos actores generaleños) … son geniales”.

Viajan tres veces al año al Valle Central, como promedio, a realizar presentaciones en escenarios de tanto renombre, como los gimnasios Nacional, del Palacio de Los Deportes y del colegio Samagú (Santa María de Guadalupe).

Y así, realizando enormes esfuerzos que los obliga a conseguir el dinero necesario (arriba de los 800 mil colones) para pagar el bus, el camión de los vestuarios y las maletas, y los ingredientes para una olla colectiva de arroz con pollo, se preparan para hacer una presentación exclusiva, el próximo doce de diciembre –jueves en la noche- en el Conservatorio Castella.


6 noviembre, 2014

Anúnciate Gratis