“Tío” descansa ahora en el Cementerio Municipal

Tío, Cementerio Pérez Zeledón.

prensa@perezzeledon.net

C
ésar Leonel Espinoza Blandón, más conocido como “Tío”, falleció en San Isidro de El General, debido a complicaciones de salud, y sus restos descansan ahora en el Cementerio Municipal de Pérez Zeledón. Su funeral se efectuó a la una de la tarde de ayer, en el templo de El Calvario.

Murió a los 69 años de edad, como un personaje asociado a la vida cotidiana de los generaleños. “Tío” se convirtió en un personaje tristemente célebre, debido a un embate del alcoholismo del que no pudo sobreponerse.

El cuerpo de "Tío" fue sepultado en el Cementerio Municipal.

El cuerpo de “Tío” fue sepultado en el Cementerio Municipal.

Llegó a San Isidro de El General procedente de Panamá, como integrante de un grupo musical, hace ¿dos décadas? Con una voz grave, sonora y privilegiada, que hubiera envidiado un locutor de las grandes empresas del entretenimiento o de la radiodifusión, trajo entre su repertorio una canción que aludía a un “Tío Canguro” o un “Tío Cocodrilo”, de la cual derivó el sobrenombre con el que se le conocía.

Durante uno de sus esfuerzos desesperados por abstenerse de ingerir alcohol, fue acogido por el Hogar Betania (un asilo para personas que no tienen a dónde ir ni recursos económicos para sobrevivir), pero una pensión otorgada por la Caja Costarricense de Seguro Social le permitió tomar la decisión de trasladarse a una modestísima habitación, desde donde se desplazaba por el centro de San Isidro.

Tras la amputación de la pierna, durante los años recientes, se le vio en las calles de San Isidro, en el parque o en la calle del hospital, en su silla de ruedas, redondeando la pensión con recursos de la caridad.

Hacía referencia a la presencia de un descendiente suyo, residente en San José. Habría sido quien, en la privacidad solitaria de “Tío”, le llevó un arreglo floral a su sepultura de tierra, en una esquinita al fondo del Cementerio Municipal.


9 diciembre, 2014

Anúnciate Gratis