Si la cuenca lo permite Hidrosur seguirá adelante

Casa Sinaí

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

A
unque es enfática en afirmar que no se va a referir a ningún caso en específico, de las declaraciones de la presidenta ejecutiva del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillado (AyA) se desprende que Hidrosur –el polémico proyecto que tiene enfrentados a dos sectores de los habitantes de Pérez Zeledón- seguirá adelante, si la cuenca del río Chirripó lo permite.

Guillermo Sánchez, director regional, José Alberto Moya, gerente, y Yamileth Astorga, presidenta ejecutiva de AyA.

Guillermo Sánchez, director regional, José Alberto Moya, gerente, y Yamileth Astorga, presidenta ejecutiva de AyA.

Aquí hay que ver todos los proyectos en paquete, en relación con la planificación de las cuencas y los proyectos. No me voy a referir a ningún proyecto en específico. Lo que hay que determinar es cuál cuenca puede permitir el funcionamiento de plantas hidroeléctricas y cuál no. “Si se ubica en uno que sí, excelente; pero si no, qué pena”, dijo Yamileth Astorga, presidenta de AyA.

La funcionaria se reunió con representantes de los sectores que apoyan o adversan los proyectos hidroeléctricos en los ríos de Pérez Zeledón, así como delegados del sector empresarial, en la Casa Sinaí, San Isidro de El General, en la tarde del viernes de la semana pasada, cuatro de julio de 2014.

A la reunión llegaron representantes de ambos grupos y tambiénn de las empresas.

A la reunión llegaron representantes de ambos grupos y también de las empresas.

A la reunión de Sinaí acudieron unas cincuenta personas y líderes de cada interesado hicieron consultas o una breve exposición acerca de la visión que tienen en relación con los proyectos. Pero nada más eso; no fue una reunión para la toma de decisiones.

De previo, Astorga, quien llegó a la reunión acompañada por el gerente general de AyA, José Alberto Moya, y el director regional, Guillermo Sánchez, ya se había reunido con funcionarios de la institución y miembros de las juntas directivas de los acueductos rurales de los cinco cantones de la zona sur, de la manera en que lo hará en el resto del país.

Dos grandes temas interesan a las comunidades de la Región Brunca en este caso: el de las hidroeléctricas y el de los acueductos rurales. En cuanto a las hidroeléctricas, Astorga dijo que se desarrollará una labor planificada, en coordinación con el Instituto Costarricense de Electricidad y el Ministerio de Ambiente y Energía, para definir si las cuencas permiten o no la instalación de plantas de generación eléctrica, en lugar de seguir haciendo las cosas donde se quiera y cuando se quiera.

La eventual instalación de una planta hidroeléctrica dependerá de las características de cada cuenca.

La eventual instalación de una planta hidroeléctrica dependerá de las características de cada cuenca.

En este tema de los servicios de agua potable, el panorama es más claro halagador para las sufridas asociaciones administradoras de acueductos rurales, caracterizadas –la mayoría de ellas- por vivir entre carencias y dificultades.

Hay quejas, entre los administradores de los acueductos rurales, de que sus fuentes de agua están siendo contaminadas; y AyA está dispuesta a interceder para que los dueños de las tierras donde están las nacientes y quebradas respeten las áreas de protección.

Se quejan de pobrezas; de la necesidad de sustituir viejas o deficitarias tuberías; y el AyA va a tomar iniciativas para apoyarlos en la búsqueda de soluciones, financieramente (con fondos propios) en la medida de lo posible, y con apoyo técnico, para que mejoren la gestión.

Esta es una variante significativa, si se parte de que, en el pasado, a los administradores de acueductos rurales se les han girado directrices y órdenes, más que acompañarlos con planes de fortalecimiento y apoyo.


7 julio, 2014

Anúnciate Gratis