Regalan tierra para un nuevo cementerio

Cementerio Municipal de San Isidro de El General.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

U
na vez más, un ciudadano generaleño –Santana Esquivel- acude con la solución a una de las necesidades más urgentes y dramáticas con que se encuentra la comunidad de Pérez Zeledón: la donación de un terreno para construir un cementerio.

Esquivel –el célebre benefactor que donó un lote para la construcción del Centro de Cuidado Paliativo Infantil Dr. Gastón Acosta Rúa- decidió donar un sector de una propiedad ubicada a 400 metros al norte del barrio Arizona, en la ruta San Isidro de El General y el poblado de San Ramón, en el distrito Páramo.

Hay 100 personas, en Pérez Zeledón, que no tienen reservado espacio para una sepultura.

Hay 100 personas, en Pérez Zeledón, que no tienen reservado espacio para una sepultura.

La decisión de Santana Esquivel fue dada a conocer por Fernando León, otro destacado ciudadano generaleño que ha puesto empeño en el rescate de valores culturales e históricos de Pérez Zeledón y en el desarrollo de un visionario proyecto de protección del medio ambiente denominado “Sembrando agua”.

De acuerdo con lo expuesto por León, la iniciativa también cuenta con el respaldo de ciudadanos dispuestos a realizar los trabajos topográficos de medición del lote, de una hectárea, y de notaría, para hacer el traspaso a nombre de la Municipalidad de Pérez Zeledón.

Esta oferta providencial vendría a dar a la Municipalidad –y a un amplio sector de los habitantes de San Isidro- una solución al inconveniente dramático de que los cementerios populares de las áreas urbanas de Pérez Zeledón están virtualmente saturados. En San Isidro hay otros dos cementerios, pero son de propiedad privada.

León, así como Francisco Ureña, otro líder comunal, han apremiado al Ayuntamiento a buscar soluciones, por la saturación de los cementerios de San Isidro y Palmares, el primero administrado por la propia Municipalidad y el segundo por un Comité de vecinos.

El Cementerio Municipal está saturado desde hace años.

El Cementerio Municipal está saturado desde hace años.

Ureña había apercibido al Concejo de que el 65 por ciento de los habitantes de Pérez Zeledón, equivalente a 100 mil personas, no tiene espacio reservado para su sepultura. Destacaba la contradicción de que los recursos económicos de muchos de los habitantes de San Isidro los excluiría de la posibilidad de trasladar los cuerpos de personas fallecidas hasta los cementerios de comunidades más alejadas.

La solución, en consecuencia, vendría en camino, y correspondería a la Municipalidad procurar una atención del viejo cementerio, con el máximo esmero, porque es ahí donde se encuentran depositados los restos de la inmensa mayoría de pioneros que forjaron lo que hoy es la ciudad de San Isidro.


2 mayo, 2015

Anúnciate Gratis