Quieren a San Isidro bajo monitoreo en 2015

Fuerza Pública

Fabián Vargas/Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

S
an Isidro de El General debería quedar bajo monitoreo permanente, por medio de cámaras de seguridad, en 2015; pero este es un proyecto en que deberán trabajar conjuntamente todos los sectores de la sociedad generaleña.

La idea de instalar cámaras de vigilancia en los sectores neurálgicos de San Isidro de El General es un viejo proyecto de la Municipalidad de Pérez Zeledón, que llegó incluso a destinar una partida para la compra de implementos.

Especialistas de la Fuerza Pública, durante la reunión de hoy.

Especialistas de la Fuerza Pública, durante la reunión de hoy.

Pero es un proyecto que se diluyó, en parte porque los 50 millones de colones destinados a la compra de artefactos era insuficiente; en parte porque surgieron otras necesidades más urgentes que devoraron el presupuesto (como la disposición de los desechos sólidos) y en parte porque, a fin de cuentas, de poco podrían servir las cámaras si no se les implementaba con un adecuado sistema de monitoreo.

El proyecto está volviendo a tomar vida desde que el Concejo de Pérez Zeledón dispuso integrar una comisión de regidores y funcionarios de la Administración Municipal, que invitaran a representantes de otras instituciones públicas a participar en una gran comisión para la seguridad.

Esta comisión, a la que se han ido integrando la Fuerza Pública y el Comité para la Seguridad de Pérez Zeledón, se reunió hoy, lunes 26 de mayo de 2014, en la Sala de Audiovisuales de la Biblioteca Pública, con especialistas en informática del Ministerio de Seguridad Pública que se desplazaron desde San José.

Ivannia Carvajal, de la Administración Municipal y los regidores Wilberth Ureña y María Esther Madriz.

Ivannia Carvajal, de la Administración Municipal y los regidores Wilberth Ureña y María Esther Madriz.

Oscar Barquero, del Departamento de Informática de la Fuerza Pública y con experiencia en la implementación de sistemas de vigilancia por medio de cámaras, expuso que los equipos que se lleguen a instalar tienen que ser especializados, que cumplan con la normativa exigida por este tipo de proyectos. Y éstos son caros.

Por demás está decir que, además del control y el monitoreo de las imágenes, las cámaras han de ser resistentes a los robos y a los daños. Un proyecto de este tipo demanda, por ejemplo, convenios de las instituciones involucradas con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), para instalarlas a alturas adecuadas en postes del alumbrado público.

Hay buen ambiente tanto en el Concejo como en la Administración Municipal, que cuentan –cada uno- con dos representantes en la Comisión Interinstitucional, para que esta vez el proyecto sí se convierta en una realidad.

Miembros de la Comisión para la Seguridad de Pérez Zeledón (Foto de archivo).

Miembros de la Comisión para la Seguridad de Pérez Zeledón (Foto de archivo).

Pero es un proyecto que debe involucrar a todos los sectores de la sociedad, debido a su alto costo. Wilberth Ureña, regidor municipal, habla sobre la inclusión de ochenta a cien millones de colones, en el presupuesto del año entrante, pero los especialistas le aclaran que ese dinero sólo alcanzaría para la compra de ocho a diez cámaras inalámbricas.

Es poco lo que puede hacer la Municipalidad destinando recursos por ese monto, si se toma en cuenta la extensa superficie de la ciudad de San Isidro y –un punto de trascendencia, a considerar- que cuando estén instaladas las cámaras, los malandrines se van a desplazar a las áreas del cantón que estén desprotegidas.

Esta circunstancia lleva a considerar que también son necesarias las cámaras de vigilancia en las entradas a distritos, barrios y caseríos y que, para lograrlo implementar el proyecto se necesita un aporte conjunto de los interesados: los empresarios, las asociaciones de desarrollo, los comités, los propios vecinos…


26 mayo, 2014

Anúnciate Gratis