Proyectan una organización de productores de bambú

La bambusfera exhibida en San Isidro durante el Festival Regional de las Artes, en 2009.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

L
os propietarios de tierras de Pérez Zeledón están siendo invitados a participar en un programa de siembra e industrialización de bambú, esa planta maravillosa a la que el ser humano ha aprendido a dar mil usos y que contribuye con tanto a la conservación y recuperación de la naturaleza.

Cepas de bambú en el INA, Pérez Zeledón.

Cepas de bambú en el INA, Pérez Zeledón.

Conforme lo expone Manuel Retana Jiménez, un pionero generaleño del cultivo del bambú, una plantación adulta produce alrededor de 700 mil colones libres polvo y paja por hectárea, monto que se perfila como una importante vía de solución para quienes tienen suelos cuyas características limitan la producción agrícola.

Retana, representante de la Asociación Nacional de Bambú y la empresa Bambutico, cuyas oficinas se encuentran en Pedregosito, en San Isidro de El General, rindió un informe sobre el proyecto a la Municipalidad de Pérez Zeledón, durante una reciente visita al Concejo.

La idea  es desarrollar una primera etapa de siembra de 200 hectáreas en Pérez Zeledón y otras 200 en Puriscal. El Ministerio de Agricultura y Ganadería viene promoviendo y apoyando el programa de bambú, como una de las iniciativas para lograr que Costa Rica sea Carbono Neutral en 2021.

Una estructura construida con bambú. (Foto de Bambutico).

Una estructura construida con bambú. (Foto de Bambutico).

De acuerdo con lo expuesto por Retana, existe tecnología para producir madera con bambú, industria que permitiría a los costarricenses sustituir las maderas finas y duras que provienen de Chile y Nicaragua. Es tanta la calidad de la madera de bambú, que puede competir con el hierro y las maderas duras que, dicho sea de paso, están en vías de extinción.

Aparte del uso variado que se le puede dar en la construcción y la fabricación de muebles y utensilios, el bambú evita la erosión y el deslizamiento de suelos inestables, aumenta las fuentes de agua, estabiliza los cursos de las aguas y contribuye en la fijación de dióxido de carbono.

La producción de bambú vendría a generar mucho empleo; y todavía más, cuando se llegue a la etapa de industrialización. La producción es relativamente fácil, si se trabaja con las tecnologías que permiten a las plantas reproducirse en tres o cuatro meses.

Al bambú le dan mil usos y es muy favorable a la naturaleza.

Al bambú le dan mil usos y es muy favorable a la naturaleza.

El programa contempla la creación de una organización local de productores de bambú, que puede ser una asociación o una cooperativa.

Junto con el proyecto de siembra de palma aceitera que se viene desarrollando en Pérez Zeledón, el cultivo de bambú se presenta como una importante alternativa o complemento para los agricultores que, dedicados a productos tradicionales, han encontrado severas dificultades en los campos de la producción y la venta de sus productos, debido a las condiciones desventajosas en que los han dejado los tratados comerciales.

Foto de entrada: La bambusfera exhibida en San Isidro durante el Festival Regional de las Artes, en 2009.

3 enero, 2014

Anúnciate Gratis