Productos novedosos creados por artesanos

Productos artesanales de pequeños empresarios de todo el país.

Carlos Monge

Los consumidores acuciosos se habrán dado cuenta de que en la Feria del Productor Generaleño, supermercados, ferias y otros puntos comerciales (como Trincheras Expresión Artística) de Pérez Zeledón, hay pequeños exhibidores con toda una gama de frasquitos y paquetes que se diferencian de los estantes abarrotados con productos tradicionales.

Lo que exhiben son productos tan diversos como desodorantes, cremas humectantes, pastas de dientes, desinfectantes y café molido. Son orgánicos y los producen artesanalmente 26 pequeños empresarios de diversos lugares del país.

Es posible encontrar aceite de coco traído de Golfito, vainilla producida en Quepos; harina de ojoche de Guanacaste y todos coinciden en que son una alternativa económica para los pequeños empresarios, mediante mercancías amigables para la salud y hermanas del medio ambiente.

“La Asociación de Productores Base La Piedra (Pérez Zeledón) está ofreciendo una promoción de café orgánico de la Alianza Madre Tierra, acompañado de dulce granulado o miel de abeja, más un envase para almacenar café. Haga su pedido hoy mismo en La Buena Vida. O búsquenos en la Feria del Productor Generaleño, todos los jueves. Enviamos a otras zonas del país”, dice un anuncio publicado en la página de Facebook de La Buena Vida. Queremos un desarrollo sonreíble”.

Con la misma fuerza se anuncian otros comerciantes integrados en una empresa llamada “La Buena Vida”, que se encarga de la intermediación –vía comercio justo- entre los productores y los comerciantes. El costo de la intermediación es ínfimo, para que la ganancia les quede a los productores.

Gabriela Calderón es la iniciadora del proyecto, una joven que estuvo en San José formando parte del proyecto La Buena Vida y decidió establecerse en Pérez Zeledón para darles oportunidad a otros productores.

“Estamos comiendo arroz, frijol y otros artículos importados, cuando nuestro país por tradición ha sido un productor, de tradición agrícola y campesina. Resulta absurdo estar comprando de afuera lo que nosotros mismos producimos en nuestro suelo, desde las manos y el trabajo de personas, trabajadoras, emprendedoras y llenas de humildad. Personas campesinas, indígenas, agricultoras que viven y se desarrollan en pleno equilibrio y armonía con la tierra y los frutos que esta nos da”, explica Gabriela en la red.

La Buena Vida llama la atención sobre la importancia de que los consumidores tomen conciencia sobre la procedencia de los productos que consumen en sus hogares.
Destaca que en el país hay muchos emprendimientos a pequeña escala que están desarrollando alternativas para las necesidades básicas de consumo. “Nos ofrecen productos locales, agroecológicos, libres de agroquímicos y persevantes artificiales; productos diseñados y pensados con amor para cuidar nuestro entorno, nuestros cuerpos y así la salud del ambiente y las personas”, dice la líder del proyecto.

“La Buena Vida: Queremos un desarrollo sonreíble”, se plantea en su publicidad una serie de interrogantes: ¿De dónde viene lo que se está comerciando? ¿Cuál es el trabajo y el esfuerzo que implica la elaboración de cada cosa? ¿Cuál es la procedencia y los procesos de producción para elaborar los artículos que se consume día a día? ¿Cuál es el valor real que tienen? ¿Sabías que todos y todas somos trabajadoras y consumidoras?

Los empresarios ponen especial atención a la calidad, la presentación y a la publicidad de sus productos. Así, es posible encontrar “Crema humectante y regeneradora para la piel y el cabello”, con un listado de sus respectivos ingredientes y beneficios para las personas; “antioxidante, antiviral, bactericida, antimicótico, antiarrugas, acondicionador….”; así para los propóleos, las moliendas en un trapiche típico y tueste de café orgánico, así para “jabones naturales hechos con amor”, “Shalá pasta y polvo dental” y toda una serie de productos que llaman la atención por lo novedosos, por sus ingredientes y beneficios y, sobre todo, por quiénes los producen y por formar parte del proyecto de comercio justo.

La empresa está asentada en La Piedra, a cuatro kilómetros al norte de San Isidro y tiene es posible conseguir información por medio de la dirección labuenavidaproyecto@gmail.com.

 


11 diciembre, 2012

Anúnciate Gratis