Pérez Zeledón sufre un enorme daño por hundimiento en la carretera

Hundimiento en la carretera interamericana.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

C
onfundido en la obscuridad, tratando de ubicarse por esos caminos de Dios, con la dirección que le dio un policía, un grupo de turistas que venía a Pérez Zeledón se vio de pronto viajando de nuevo hacia el Valle Central y prefirió regresar a San José antes que pasar la noche en algún recoveco del Cerro de a Muerte.

Como consecuencia de ello, los turistas re planificaron sus vacaciones, rehuyeron la zona sur y los anfitriones –un hotel local- perdieron el paquete para cuatro personas por tres noches. ¡Todavía están comiendo las frutas y los huevos con que habían aprovisionado para recibirlos!

Las pérdidas por el hundimiento son enormes.

Las pérdidas por el hundimiento son enormes.

Este trastorno es sólo una muestra de lo que puede estar ocurriendo a la amodorrada economía de Pérez Zeledón por causa del hundimiento de la carretera en el kilómetro 37 de la carretera interamericana sur, ocurrido en la madrugada del pasado 28 de enero de 2015.

Está cerrada la ruta Dominical/San Isidro/San José para camiones pesados; y los autobuses y automóviles que parten desde San Isidro hacia San José, deben tomar alguna ruta alterna.

Pero estas rutas alternas, ya sea entrando por El Empalme o La Sierra, para salir San José por Aserrí o por Desamparados o para salir a Cartago por San Isidro de El Guarco o El Quijongo, son de extremo complejas, peligrosas y desesperantes.

Los consejos de Ruta Alterna

  1. Ruta 27 (Todo tipo de vehículo): Costanera – Barú – Pérez Zeledón.
  2. Ruta 222 (Todo tipo de vehículo menos los articulados): Tarbarca -El Rosario – Río Conejo – Santa Elena – Frailes San Cristóbal – La Lucha – La Sierra ruta 2.
  3. Ruta 228 (Vehículos livianos): Tejar del Guarco – Tobosi – Quebradilla – Tablón – Copalchí – Corralillo – Santa Elena y se toma la ruta 222.
  4. Ruta 304 (Vehículos livianos): Higuito de Desamparados – Jericó – Alumbre – San Juan – Río Conejo y se toma la ruta 222.

 

Son rutas secundarias caracterizadas por pesados desniveles y curvas estrechas, que pasan por una interminable secuencia de pueblecitos. Con esas características de los caminos, el tránsito de vehículos se vuelve lento (en el mejor de los casos, porque si un vehículo se vara u ocurre algún pequeño accidente, el tránsito se atasca), debido a lo cual el viajero (si tiene la suerte de conocer el camino) debe agregar una atraso de al menos una hora para llegar a su destino.

Mapa con las rutas alternas puesto a disposición de los viajeros.

Mapa con las rutas alternas puesto a disposición de los viajeros.

Y, mientras tanto, se sigue debatiendo que si la rehabilitación del paso tardará dos, cuatro u ocho semanas… y ni siquiera hay mapas claros de las rutas a seguir, para dar respuesta a la emergencia. Ni del Gobierno, ni de la Municipalidad, ni de las organizaciones empresariales, preocupación que externa la empresaria local que lamenta haber perdido a su grupo de turistas.

En el mejor de los casos, hay un mapa en las páginas del Ministerio de Obras Públicas (adjunto al presente artículo) en baja escala y a grandes trazos, que indica las rutas a seguir.

El hundimiento de un carril de la carretera, en un trecho de 105 metros, tiene en jaque a las instituciones gubernamentales, y aunque la reparación demandará un enorme esfuerzo en trabajo e inversión, no es un fenómeno extraño que se dé en la carretera interamericana sur.

Los hundimientos en la carretera han sido la tónica a lo largo de décadas.

Los hundimientos en la carretera han sido la tónica a lo largo de décadas.

A lo largo de las últimas décadas, cuando ya los taludes, deslizados una y otra vez, están más alejados de la calzada o de ellos quedan los materiales de mayor consistencia, los rellenos se han seguido hundiendo. Así en La Cangreja (cerca del derrumbe actual), en El Empalme (el deslizamiento de un gran bloque de tierra) en “El Derrumbe” (cerca de División) o en “El Relleno (en La Ese).

Este nuevo contratiempo ha sacado a colación, en medios informativos escritos, televisivos y radiales y es causa de comentarios en los medios electrónicos, la necesidad de poner mayor mayor atención a una carretera militar (alcantarillas en lugar de puentes y por la ruta más inaccesible para los bombarderos nazis) que fue construida hace 70 años.

Fuentes académicas consideran necesario “repensar” la carretera interamericana sur, lo cual significaría rediseñar la ruta y construirla al menos en grandes trechos y, en general, se habla sobre la necesidad de darle mantenimiento, mucho más allá del bacheo, el recarpeteo y la reparación habitual por derrumbes de los paredones y hundimientos de los rellenos.

Créditos: Imágenes por cortesía del Ministerio de Obras Públicas y Transportes.

 


31 enero, 2015

Anúnciate Gratis