Pérez Zeledón a prueba sin la arcaica Ley Seca

Fuerza Pública

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

R
esidentes y visitantes de Pérez Zeledón estarán en libertad  de visitar bares o comprar licores hoy, sábado primero de febrero de 2014, y mañana, en  la víspera y la fecha de las elecciones presidenciales y legislativas.

Ya por omisión, o por conveniencia, el Concejo no entró a resolver  sobre la nueva potestad que le otorga la Ley General de Licores, de decidir si ordena el cierre de bares o lo mantiene abierto. Dos terceras partes –aproximadamente- de las 81 municipalidades del país, tampoco decretaron la “Ley Seca”.

No está rigiendo la Ley Seca.

No está rigiendo la Ley Seca.

Aunque el martes de la presente semana – 28 de enero de 2014- se habló al margen de la sesión municipal sobre la posibilidad de prohibir la venta de licores y había regidores que se pronunciaban a favor de cerrar los bares, el tema no fue incorporado a la agenda.

Eso sí, las autoridades quedan autorizadas para retirar de los centros de votación a quienes se presenten en visible estado de ebriedad (o de drogadicción).

Este fue un tema largamente analizado en la Asamblea Legislativa, que esperó una resolución durante ocho años y que se vino a resolver mediante una reforma al Código Electoral y la nueva Ley de Licores. Se suprimió el párrafo que decretaba la Ley Seca y se concedió a las municipalidades la voluntad de hacerlo, en 2009.

En esta decisión confluyeron las claras intenciones de fortalecer al régimen municipal y permitir a los gobiernos locales decidir si se autorizaba la venta de licores, conforme su idiosincrasia y sus necesidades.

El licor ya no es un disparador de riñas y discordias. La foto es de "empireguides".

El licor ya no es un disparador de riñas y discordias. La foto es de “empireguides”.

Por un lado, se impone la necesidad de no obstaculizar aún más las difíciles circunstancias por las que atraviesa el país, en cuya economía el turismo es un rubro de vital importancia, y por la maduración política de los ciudadanos.

Ya no se perciben los enfrentamientos que se dieron en otros tiempos, por causa de una herencia de rencores; y ya no se dan las condiciones para que para que se utilice el licor para atarantar electores con el fin de llevarlos a las urnas.

Pero aún bajo esa presunta estabilidad socio emocional, la Fuerza Pública –que durante los procesos políticos pasa a depender del Tribunal Supremo de Elecciones, y no del Gobierno central- se mantiene especialmente alerta para evitar cualquier riña o alteración del orden público, en el transcurso de hoy y mañana.

La Fuerza Pública se organiza para que sus oficiales puedan votar.

La Fuerza Pública se organiza para que sus oficiales puedan votar.

Como complemento, una Fuerza Pública cada vez más profesional y estratégica toma providencias para mantenerse concentrada y, al mismo tiempo, disponer de espacio para que sus oficiales acudan a votar. “Desde hace cuatro meses hemos emitido varias directrices con el propósito de que los jefes de cada Dirección Regional y delegaciones policiales organicen al personal para que pueda ir a votar”, informó Andrade Morales, director general de la Fuerza Pública, en un comunicado que circuló ayer.

Para la Fuerza Pública existen dos momentos claves en los que debe estar al 100 por cien; el primero es cuando se abren las urnas electorales; y el segundo a partir de las cuatro de la tarde, cuando empieza a decaer el tiempo establecido para la elección, especifica el comunicado.


1 febrero, 2014

Anúnciate Gratis