Los ecologistas de Pérez Zeledón también demandan justicia

Jairo Mora Pérez Zeledón

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

A
unque integrado por no más de una veintena de personas, un grupo de manifestantes logró captar la atención de una importante cantidad de generaleños, frente al edificio de los tribunales de justicia de Pérez Zeledón, acerca de la impunidad que todavía prevalece en caso del asesinato del ambientalista Jairo Mora.

Una pancarta en que se consignó el postrero y agónico llamado de auxilio emitido del ambientalista al servicio de emergencia 911 (“Necesitamos ayuda, y pronto”), un maniquí que simulaba un cadáver envuelto en una sábana, e integrantes del movimiento Ríos Vivos respaldados por militantes del Partido Frente Amplio, el himno nacional de Costa Rica…

Tirados junto al maniquí, para expresar que "todos somos Jairo". (Imagen de Ríos Vivos).

Tirados junto al maniquí, para expresar que “todos somos Jairo”. (Imagen de Ríos Vivos).

Y consignas: “Jairo vive”; “Queremos justicia”. Porque en sus discursos reprocharon que los asesinos del ecologista quedaran en libertad por una chambonada del Ministerio Público que ellos consideran intencional; y porque tienen miedo.

Sienten que el Estado tiene desprotegidos a los ambientalistas; que éstos son reprimidos y porque, al igual que está ocurriendo con el caso Jairo, se han dado otros muchos incidentes en que son reprimidos y hasta asesinados impunemente.

En la tarde de ayer, miércoles 29 de enero de 2015, no hubo una manifestación masiva en San Isidro de El General (como no fuera por “likes” para salir del compromiso) como sí ocurrió en San José, y a pesar de los llamados del movimiento Ríos Vivos.

Acusan al sistema de tener desprotegidos a los ecologistas.

Acusan al sistema de tener desprotegidos a los ecologistas.

Pero ninguno de los que transitaron por la transitada carretera interamericana, frente al edificio judicial, pasó indiferente. La manifestación comenzó a las tres de la tarde y se prolongó hasta algo más de las cinco de la tarde, hora de salida de los funcionarios del Poder Judicial.

El biólogo Jairo Mora fue asesinado en una playa de Moín, en las afueras de la ciudad caribeña de Limón, el 31 de mayo de 2013, cuando intentaba evitar un típico saqueo de nidos de tortuga. Los depredadores lo golpearon y lo arrastraron con un vehículo, causándole la muerte debido a la arena que absorbió durante los angustiosos momentos de la barbarie.

Siete individuos, asociados a una serie de delitos contra la propiedad y la naturaleza, fueron detenidos y procesados en los tribunales de justicia. A unos se les condenó al encontrárseles culpables de esos delitos, pero no por el homicidio de Jairo, debido a imprecisiones policiales y procesales, incluyendo la desaparición de pruebas determinantes.

La impunidad, por el asesinato del ambientalista ha tenido fuertes repercusiones dentro y fuera del país, al punto de que existe un roce entre los poderes Legislativo (que pretende exigir explicaciones) y Judicial (que defiende la independencia de poderes) y de que la propia Organización de las Naciones Unidas ha pedido a Costa Rica que esclarezca de la debida manera el caso del biólogo asesinado.


30 enero, 2015

Anúnciate Gratis