Los colegiales de Sinaí al fin tendrán una acera

Barrio Sinaí.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

E
n la mañana de hoy, lunes diez de febrero de 2014, comenzó la construcción de una acera, en el trecho comprendido entre la carretera interamericana y el Liceo Sinaí, una de las obras públicas más urgentes en el cantón de Pérez Zeledón.

La Municipalidad de Pérez Zeledón comunicó que la primera etapa, de seiscientos metros lineales  (partiendo hacia San Isidro desde el Liceo Sinaí) tendrá un costo superior a los 17 millones de colones y su finalización está prevista para dentro de ocho semanas.

Se anuncia que la primera etapa, de 600 metros, será entregada en ocho semanas.

Se anuncia que la primera etapa, de 600 metros, será entregada en ocho semanas.

La está construyendo la empresa Alfovi e hijos S.A., con fondos provenientes del rubro de Partidas Específicas y del Consejo de seguridad Vial (COSEVI), especifica el comunicado de la Municipalidad. La empresa ofrece una garantía de 36 meses, a partir del momento en que entregue la acera.

“La obra consiste en una acera de concreto de 1.40 metros de ancho por 0.10 de espesor, que se espera finalizar en un periodo de ocho semanas; en este proyecto estamos respetando la legislación referente a la accesibilidad para las personas con discapacidad, así como la construcción de cunetas para asegurar el escurrir de las aguas durante la época de lluvia”, explicó el arquitecto Diego Chacón Picado, funcionario responsable de la obra, al departamento de Promoción Social de la Municipalidad.

Por falta de aceras, los estudiantes están expuestos a atropellos.

Por falta de aceras, los estudiantes están expuestos a atropellos.

Esta acera ha sido una necesidad de vital importancia desde hace años de años, tanto para los habitantes de aquel sector del populoso barrio Sinaí, cuanto por la intensa población estudiantil que la transita. El Liceo Sinaí cuenta con mil estudiantes y ellos se suman los del Colegio Científico y de la Universidad Nacional.

Por falta de acera, los transeúntes tienen que caminar por una carretera angosta y en buen estado, por la que circulan los vehículos que se desplazan rápido por el trecho Rivas/San Isidro, con la particularidad de que algunos de los muchachos –por la vía de excepción- no se orillan, desafiando abiertamente a los conductores. El riesgo de atropellos ha sido inminente, a lo largo de los años.

De acuerdo con Chacón Picado –responsable de la obra- la acera también contará con rampas de acceso y descansos, para las personas que se desplazan en sillas de ruedas y para las madres que llevan a sus hijos en coche.


10 febrero, 2014

Anúnciate Gratis