Invitación a limpiar los caños entre San Isidro y San Rafael

Campaña de limpieza en Pérez Zeledón.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

U
n centenar de voluntarios se incorporará a la labor de limpieza de los cordones de caño programada para el próximo 30 de marzo de 2013, en el trecho de la carretera interamericana comprendido entre la escuela Doce de Marzo de 1948 y la comunidad de San Rafael Norte, en San Isidro de El General.

El propósito es mejorar la apariencia de la entrada a la ciudad de San Isidro, dice un comunicado de los organizadores del evento, Cristian Mora Núñez y William Fonseca Ramírez. Hasta la fecha hay ochenta voluntarios inscritos, pero los líderes esperan que más personas se vayan sumando a la causa.

Esta no es la primera vez que se realiza una labor de limpieza de los cordones de caño de la interamericana. Toneladas de basura son lanzadas a la carretera anualmente, por pasajeros y conductores de los vehículos automotores que se desplazan entre San José y San Isidro.

Tiempos de descomposición

  • Papel: 3 a 6 meses
  • Una colilla: 20 meses
  • Nailon: más de 30 años
  • Chicles: 5 años
  • Pañal desechable biodegradable: 1 año
  • Pañal desechable común: 450 años
  • Lata y vasos de plástico: 50 años
  • Tapitas de botellas: 150 años
  • Plástico: 100 años
  • Botella plástica: 400 años
  • Neumáticos: 600 años
  • Vidrio: 4.000 años


Más que la labor de limpieza, la actividad programada debería verse como una vehemente protesta porque los programas de formación cívica no están teniendo una magnitud consecuente con los esfuerzos estatales por la estética, la urbanidad y la protección de la naturaleza. No se imagina, el que tira basura por una ventana, los alcances del daño que está causando a la imagen de la sociedad generaleña entera y las repercusiones que un residuo puede causar en el proceso de deterioro que está sufriendo el planeta Tierra.

Una página web brasileña llamada Educación para el tránsito recuerda que “Echar basura por la ventana del vehículo es un hábito muy común, sin embargo, además de ser falta de educación y contaminar el medioambiente, esta actitud es una infracción de tránsito y puede causar accidentes”. También en Costa Rica es una infracción, aunque nunca se aplica.

La publicación destaca una larga lista de inconvenientes derivados de la actitud poco refinada de tirar basura por las ventanas: “arrojar en las vías papeles, plásticos, restos de alimentos etc. contamina ríos, causa obstrucciones  de los sistemas de drenaje y contaminación visual.

La “contaminación visual” es, justamente, la pone en entredicho y sin hacer distinciones a todos los habitantes y la que pone al desnudo el bajo concepto cultural que se va a formar del pueblo alguien que está llegando.

Pero las consecuencias pueden ser más graves e inmediatas si, por ejemplo, una lata de refresco alcanza el parabrisas de un vehículo que viene atrás. En una carretera como la interamericana, de curvas pronunciadas y barrancos profundos, la pérdida de control sobre un vehículo puede ser causa de pérdidas irreparables. Y ni se diga de las colillas de cigarrillo encendidas que se lanzan al margen de la carretera, causantes de tantos incendios.

Hay programas de educación; campañas de reciclaje; manifiestos sentimentales por la ecología; esfuerzo por atraer turistas; alabanzas por la abundancia de agua pura; quejas por las prácticas agrícolas, pero las contradicciones no ceden terreno. Ya se verá, al finalizar las labores de limpieza del Sábado Santo.

 

La foto es de archivo. Corresponde a una campaña de limpieza de caños realizada con anterioridad.


8 marzo, 2013

Anúnciate Gratis