Inquilinos revueltos contra una “súper carnicería” en el Mercado

Carnicerías.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

U
na solicitud para convertir un local del Mercado en una “súper carnicería”, que los inquilinos presumen poderosa y devastadora para sus intereses, tiene en jaque a la Municipalidad de Pérez Zeledón, por un típico vacío reglamentario.

La solicitud de cambio de uso fue presentada por uno de los inquilinos, Víctor Hugo Delgado Sánchez, para dedicar su local a la comercialización de carnes de res, cerdo y pollo y otros productos relacionados; y todo parece indicar que no hay ninguna razón concebida en el Reglamento para que se le deniegue el permiso.

En principio, detrás de un mercado municipal hay un interés social.

En principio, detrás de un mercado municipal hay un interés social.

Pero los propietarios de las dieciséis carnicerías que funcionan en el Mercado pidieron a la Municipalidad que deniegue la solicitud, porque la presencia de una nueva carnicería poderosa, con capacidad para abaratar aún más los productos, presupone una quiebra masiva de carniceros.

La solicitud para que se deniegue el permiso fue presentada por los carniceros a través del presidente de la Asociación de Inquilinos del Mercado y la Terminal de Buses de la Municipalidad de Pérez Zeledón, Jorge Arturo Monge Agüero, en la sesión del martes siete de octubre de 2014, con lo cual afloró el vacío reglamentario.

Hasta ahora, la Municipalidad había autorizado el cambio de uso de un local sin ningún inconveniente: si así lo consideraba factible, el administrador del Mercado lo informaba a la Alcaldía y ésta lo comunicaba al Concejo, para que formalizara el cambio.

En el Mercado de Pérez Zeledón hay 16 carnicerías.

En el Mercado de Pérez Zeledón hay 16 carnicerías.

Pero ahora se presenta un elemento nuevo: la oposición de los carniceros, en momentos en que la Asociación de Inquilinos está negociando los términos del arrendamiento de los locales para los próximos cinco años, conforme lo estipula la Ley de Mercados Municipales.

Estas negociaciones nunca han sido fáciles; y en la presente ocasión surgen dos aristas de difícil solución: un ajuste tarifario que incluya los costos de una nueva instalación eléctrica dentro de los locales (por un monto aproximado a los 100 millones de colones) y la apertura de la nueva carnicería.

La controversia surge del presunto interés social implícito en la creación de mercados municipales: son –en principio- creados para favorecer a la mayor cantidad de pequeños comerciantes posible, que ofrezcan precios razonables a una clientela formada principalmente por los campesinos que visitan la ciudad y por citadinos de moderados recursos económicos.

Los carniceros del Mercado temen ir a la quiebra.

Los carniceros del Mercado temen ir a la quiebra.

Esta dicotomía llevó a los regidores, y también a la alcaldesa Vera Corrales, a recordar que se está trabajando con un Reglamento viejo y omiso, al que sólo se le hicieron ajustes marginales hace seis años.

Ahora, el cambio de uso de un local –que hasta ahora se había resuelto como un asunto más bien rutinario- es analizado por la Comisión de Asuntos Jurídicos; y es claro la recomendación de la Comisión y el acuerdo que llegue a tomar el Concejo van a desatar un conflicto: no hay razón legal para negar el cambio de uso solicitado por Delgado Sánchez; pero hay una causa de interés social que los inquilinos van a tratar de exigir, según quedó expuesto a lo largo del debate del martes.


13 octubre, 2014

Anúnciate Gratis