Inder avanza hacia la integración de consejos de desarrollo

Sin dejar al sector agrario, el Inder ahora deberá abarcar todos los sectores de la producción en las áreas rurales.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

A
unque de una manera silenciosa, el Instituto de Desarrollo Rural (Inder) viene desarrollando una minuciosa labor de divulgación y motivación acerca de los planes de desarrollo rural territorial que deberán convertirse en el motor de la economía de la región sureste de Costa Rica.

Seis equipos de funcionarios del Inder se ocupan, desde octubre de 2013, de visitar cada una de las comunidades de los cinco cantones del sur de la provincia de Puntarenas, antes de entrar de lleno a trabajar en el territorio de Pérez Zeledón.

Funcionarios del Inder de la Región Brunca, con funciones más amplias.

Funcionarios del Inder de la Región Brunca, con funciones más amplias.

Su trabajo parte de una nueva percepción de lo que son el territorio y los habitantes, conceptualizada en la nueva Ley del Instituto de Desarrollo Rural, según la cual la activación o reactivación económica no debe verse por regiones administrativas, sino por territorios con afinidades geográficas, culturales, climáticas y productivas.

Sobre esa base, y conforme lo han definido las propias comunidades (y no desde las instituciones públicas) el nuevo concepto de desarrollo observa a la Región Brunca con tres territorios definidos: El Sur Bajo, conformado por los cantones de Osa, Golfito y Corredores; el Sur Alto, integrado por Coto Brus y Buenos Aires y, por aparte, Pérez Zeledón, informa Álvaro Chanto, director regional del Inder.

Sólo para visualizar el nuevo panorama, a los cantones del Sur Bajo los identifica la historia: los tres fueron cantones bananeros, unidos por el Ferrocarril del Pacífico. Aparte de que poseen un vasto territorio costero –del que carecen el Sur Alto y Pérez Zeledón- que les facilita el desarrollo en las áreas turística y pesquera.

Este plan de consulta para la definición de los territorios rurales, se inició hace dos años, aún antes de que entrara en vigencia la Ley de creación del Inder.

Álvaro Chanto, director regional del Inder.

Álvaro Chanto, director regional del Inder.

De acuerdo con lo expuesto por Chanto, los equipos de trabajo han avanzado sobre el amplio territorio del Sur Bajo, en consulta con las comunidades –las personas individuales y los grupos que eventualmente existan-  y las instituciones (como las municipalidades) y pronto entrarán en una segunda etapa, que consiste en definir prioridades y posibilidades, por distritos.

Luego deberán conformar un consejo territorial,  con una asamblea general y un comité ejecutivo, que estarán conformados por un mínimo del 60 por ciento de representantes de la población civil y una representación restante de funcionarios institucionales.

Y luego –amplía el funcionario- se creará un consejo regional, que se nutre de las propuestas de los consejos territoriales, para que las instituciones públicas relacionadas con el desarrollo rural (agrario, pero también relacionado con el turismo, la industria, los servicios y demás elementos del desarrollo) puedan formular las políticas nacionales que deberán permear –ahora por iniciativa de los propios habitantes- hasta las comunidades y organizaciones más pequeñas.

Esta labor de información y divulgación también se ha venido realizando en el territorio Sur Alto; y entre febrero y marzo comenzará, en Coto Brus, la definición de prioridades por distrito.


28 enero, 2014

Anúnciate Gratis