Homenaje a los campeones de la V Olimpiada de Robótica

Pérez Zeledón Robótica.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

L
os niños que ganaron el primer lugar en la V Olimpiada Nacional de Robótica, celebrada el fin de semana pasado en San José, se convirtieron en modelos para sus compañeritos de escuela y causa de un notable entusiasmo entre sus profesores.

Los pequeños homenajeados representarán a Centroamérica.

Los pequeños homenajeados representarán a Centroamérica.

A los tres se les rindió un homenaje durante un acto cívico en el que participaron todos los estudiantes y profesores de la Escuela de General Viejo, en la mañana de ayer, lunes 19 de agosto de 2014. Dos de ellos, Kevin Ramírez y Fabián Bonilla, son estudiantes de la escuela local y Josué Granados es alumno de la Escuela La Asunción, de San Isidro centro.

El éxito logrado por el equipo PZ-KFG (una categoría en que se pone a prueba la medición de fuerza) catapulta a los estudiantes y a su tutor, Isaac Porras Navarro, al Campeonato Nacional de Robótica, que se celebrará en noviembre en Rusia.

Estos niños que han venido trabajando en el proyecto de robótica en una casa particular, en una mesa que les fabricó uno de sus abuelos, irán a competir con los mejores del mundo en representación de Centroamérica y, en consecuencia, de todo Costa Rica con todas sus escuelas, algunas de histórico prestigio, con enormes laboratorios y facilidades infinitas.

Como ellos, otros podrían demostrar talento, si tuvieran un laboratorio de robótica.

Como ellos, otros podrían demostrar talento, si tuvieran un laboratorio de robótica.

Aunque la Escuela de General Viejo no hay laboratorio de robótica; lo más aproximado es un laboratorio de informática educativa. Pero el vacío es ocupado por entusiasmo que logró infundirles Isaac Porras, el estudiante del Instituto Tecnológico de Costa Rica que les ha venido enseñando cómo armar un robot; cómo es que logran programarlo para que les obedezcan las órdenes y, lo que es más importante, que lo hagan solos.

Porque en una Olimpiada como la del pasado fin de semana y, con más razón, la que se avecina, no tendrán al tutor dándoles instrucciones ni a las mamás armándoles el artefacto. Para ir al baño, contaba una de las mamás durante el acto cívico, tenían que ir acompañados por un funcionario, en el entendido de que no podían hacer preguntas en el camino ni tomar un celular para hacer una consulta.

Ellos han venido trabajando en equipo por iniciativa de su joven tío Isaac –el estudiante del TEC que hizo la pasantía en la empresa de investigación astronáutica liderada por Franklin Chang- en la casa de uno de ellos o viajando hasta Cartago, para practicar en el laboratorio. Y su éxito ya se veía venir: el año pasado, cuando estaban en quinto grado, ya habían alcanzado el segundo lugar en la IV Olimpiada Nacional.

Los estudiantes de la Escuela de General Viejo fueron convocados a un acto cívico.

Los estudiantes de la Escuela de General Viejo fueron convocados a un acto cívico.

El alboroto que metieron estos niños no es para menos. Por su motivación, los alumnos de esta modesta escuela rural (de donde han salido el diputado Ottón Solís y otras diversas personalidades costarricenses) quieren estudiar robótica; y el director, Juan Carlos Tenorio, y profesores como Nidia Granados y Cesar Iván Salazar, se manifiestan comprometidos a hacer las gestiones que sean necesarias para contar con un laboratorio.

El acto cívico de ayer estuvo revestido de un significado particular –según expuso el profesor Tenorio- porque sirvió para hacer hincapié en que todos los niños tienen capacidades y talentos que pueden explotar; porque llega en un momento oportuno para que los niños crean en ellos mismos y lo intenten; para que vean que todos son capaces de hacer lo que se propongan.

CRÉDITOS: Imágenes por cortesía del profesor César Iván Salazar Obando, del laboratorio de informática.

20 agosto, 2014

Anúnciate Gratis