¡Hasta siempre, monseñor Álvaro Coto!

¡Hasta siempre, monseñor Álvaro Coto!

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

L
a Radio Sinaí interrumpió su programación habitual, para consagrar el día a la despedida; la Iglesia Católica de San Isidro de El General está de luto. Monseñor Álvaro Coto Orozco descansa. El padre Coto ha cumplido.

Fue despedido por más de un millar de sacerdotes y laicos católicos, en funeral cargado de sentimiento y agradecimientos, efectuado a partir de las cuatro de la tarde de hoy, en la catedral de San Isidro de El General.

La misa fue oficiada por los obispos Gabriel Enrique Montero, Hugo Barrantes y Guillermo Loría.

La misa fue oficiada por los obispos Gabriel Enrique Montero, Hugo Barrantes y Guillermo Loría.

Su cuerpo descansa, ahora, junto a los restos de monseñor Delfín Quesada Castro –primer obispo de la diócesis de San Isidro- y de otros sacerdotes que también entregaron sus vidas a la difusión de las enseñanzas de Cristo,en la catedral de San Isidro de El General.

Agradecimientos para padre Coto por su entrega decidida y total a una labor que tantas veces le exigió las mayores de sus capacidades; para los doctores que le dieron tratamiento y fortaleza; para los enfermeros que lo acompañaron de día y de noche; para todos los que se acercaron a ayudar; para sus colaboradores y colaboradoras, para los miembros de su familia.

Ícono de su amadísima Radio Sinaí.

Ícono de su amadísima Radio Sinaí.

Era anciano (92 años) y estaba muy enfermo; ya quería morir. Monseñor Hugo Barrantes, arzobispo emérito de la Diócesis de San José, recordó que el sábado, mientras él y dos sacerdotes más se encontraban con el padre Coto, él ya daba muestras de querer morir. Lo ungieron con los santos óleos y él los recibió consciente de su cercana partida.

“La tarde había llegado; la tarea estaba cumplida; y ahora seguía el reposo en los regazos del Padre Dios”, expresó el Arzobispo Emérito, durante una homilía en que hizo referencia al profeta Isaías para explicar el concepto de banquete divino que está disfrutando ahora el padre Coto. Casi 66 años de sacerdocio; cuántas misas habrá celebrado; cuanta cercanía con la santa eucaristía.

Los amigos del padre Coto abarrotaron la catedral.

Los amigos del padre Coto abarrotaron la catedral.

Monseñor Hugo Barrantes estableció un paralelismo entre el Siervo Fiel, de las Sagradas Escrituras, quien, encontrándose en la situación más tenebrosa imaginable, escuchó la voz de Dios que decía: ¿Quién? Y él respondió: “Ad sum” (Heme aquí).

Porque el padre Coto –dijo Barrantes- fue un servidor incondicional de Dios, que no tuvo reparos en acudir a donde lo enviaran. Sus documentos y testimonios lo ubican luchando por el bien de los seres humanos, por la catequización y por la difusión de las enseñanzas de la Iglesia, en todos los escenarios imaginables: Durmiendo sobre unas piedras o sobre unos sacos de arroz; empapado a veces, con hambre otras; a caballo cuando podía o batiendo barro por aquellos trillos de El General de mediados del siglo pasado.

El padre Coto es un emblema. Ahora descansa. Si siempre le dijo a Dios y a la Iglesia “Aquí estoy”, ahora seguro le responderán en el mundo del espíritu: “Has cumplido, Padre”.

+++++

Lea amplia información sobre la vida y obra del padre Coto en: https://www.perezzeledon.net/24384/ha-fallecido-el-emblematico-padre-alvaro-coto/

En el audio, la sentimental despedida de monseñor Hugo Barrantes al padre Álvaro Coto:

[soundcloud url=”https://api.soundcloud.com/tracks/153041927″ params=”color=ff5500&auto_play=false&hide_related=false&show_artwork=true&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false” width=”100%” height=”166″ iframe=”true” /]

 


5 junio, 2014

Anúnciate Gratis