Hacia la Bancarización

Hacia la Bancarización

Recientemente el Ministerio de Hacienda y su Dirección General de Tributación comunicaron en dos medios escritos la disponibilidad de proyectos de reglamentación en el sitio web de la Dirección General de Tributación.

Dentro de los proyectos mencionados se encuentra una resolución que establece el tope a la deducibilidad de los gastos y costos que se paguen en efectivo, para efectos del impuesto sobre la renta.

En esta oportunidad analizaremos esa resolución que se encuentra más cerca de ser publicada en la cual se introduce una limitación a la deducibilidad de los gastos y costos pagados en efectivo que supere el equivalente a tres salarios base (379.400 x 3 = 1.138.200).

Dicho de otra manera, solo procederán deducciones superiores a ese importe si su pago se efectúa por medios bancarios como cheques, transferencias bancarias, vouchers de tarjetas de crédito o debito u otros, que identifiquen al beneficiario del pago.

Esta acción por parte de la Administración Tributaria nace como reacción a que en las actuaciones administrativas de comprobación de la veracidad de las declaraciones tributarias, con más frecuencia se detecta una maniobra visiblemente defraudadora, la cual consiste en deducciones a las bases imponibles respaldadas por comprobantes cuyos proveedores no existen, es decir, pagos que se han hecho en dinero en efectivo, a personas no identificadas a los que se les “entregan” grandes sumas de dinero.

Además, establece que para que proceda la deducción de la base imponible del impuesto de renta de adquisiciones cuyo importe sea inferior al equivalente de los tres salarios bases pagadas en efectivo, el contribuyente, en este caso el pagador, debe de cumplir además de los requisitos establecidos en el artículo 8 de la ley del impuesto sobre la renta, otra serie de requisitos de los cuales deberá conservar para eventuales actuaciones de control de la Administración Tributaria un comprobante de pago en la que conste información de quien va a recibir el dinero.

Como otro aspecto importante de esta disposición es que en la situación en que dos empresas que se relacionen en actividades económicas en la adquisición de bienes y servicios y compensen sus cuentas entre sí, no les aplicara el tope de deducción si cumplen en conjunto con tres requisitos a saber:

  • Realización efectiva y regularmente de operaciones económicas.
  • Que en los sistemas contables de cada compañía, existan cuantas por cobrar y por pagar entre sí.
  • Estar debidamente registrados en el registro de contribuyentes de la Dirección General de Tributación.

Por último, la Administración Tributaria deja claro que utilizara mecanismos de control para evitar el fraccionamiento de facturas en la compra de los bienes y servicios, es decir, evitar que si una compra supera el equivalente a los tres salarios base, no se fraccione su importe en varias facturas para evitar la aplicación de la disposición.

Como un comentario final y a pocos días de haber presentado la última declaración de renta correspondiente al periodo fiscal 2012, si usted son de los que piensa en que se puede engañar fácilmente a la Administración Tributaria, tome en cuenta que el marco legal ha cambiado con la aprobación de las nuevas leyes, lo que implica más posibilidades reales de una eventual actuación de control y el endurecimiento de las sanciones aplicables.

¡Tómese muy responsable su cumplimiento!

Más información (archivo PDF): http://dgt.hacienda.go.cr/proyectos/Documents/RESOLUCI%C3%93N%20BANCARIZACI%C3%93N.pdf

Colaboración de:

Msc. Ariel Castro Meléndez
Máster en Asesoría Fiscal

CR Asesores

 

 


21 diciembre, 2012

Anúnciate Gratis