Gobierno e indígenas se unen para solucionar necesidades

Indígenas

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

No parece. A pesar de que han pasado más de cinco siglos desde la usurpación española y de la promulgación de leyes y más leyes, firma de convenios y más convenios y suscripción de tratados y más tratados, los aborígenes de Costa Rica siguen  viviendo en una condición de desigualdad e indefensión.

Les siguen invadiendo las tierras; se les está alterando la identidad cultural; se les está dañando el medio ambiente; hay organizaciones nacionales que enredan a las asociaciones locales en conflictos; tienen severas limitaciones en el acceso a los servicios de salud y de educación autóctona y, en las condiciones de aislamiento de muchos de ellos, la falta de alternativas de empleo  es peor que la que se vive en el resto de las comunidades periférico/marginales del país.

Pero, tal vez comiencen a cambiar las cosas, ahora que el Gobierno de la República y los representantes de los pueblos indígenas de Pérez Zeledón y Buenos Aires se pusieron de acuerdo para buscar soluciones a las necesidades de desarrollo de los aborígenes, en presencia de la Defensoría de los Habitantes y la Organización de las Naciones Unidas.

Los representantes de los indígenas y del Gobierno instauraron una mesa de diálogo –en el presente mes de enero de 2013- para trabajar sobre cinco ejes temáticos que tienen que ver con la seguridad territorial, la gobernabilidad de los territorios indígenas, las políticas públicas y los planes de desarrollo para los territorios indígenas, la Ley de Desarrollo Autónomo de los Pueblos  Indígenas y el análisis del derecho de consulta a los pueblos indígenas de Buenos Aires y Pérez Zeledón.

El compromiso gubernamental fue adquirido ante Luis Fallas, defensor adjunto  de los habitantes de Costa Rica y Yoriko Yasukawa, coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas, dice un comunicado de la Defensoría del 28 de enero de 2013.

“Los participantes de este diálogo nos han dado un gran ejemplo de cómo se puede avanzar hacia la resolución de los conflictos y el cumplimiento de los derechos de los pueblos indígenas, conversando y escuchando con respeto unos a los otros para buscar acuerdos”, dijo Yasukawa, quien manifestó también su inquietud por que la iniciativa tenga continuidad y llegue a resultados concretos y duraderos.

Muchos y variados son los problemas que sufren las comunidades indígenas. Uno, sobre el cual han insistido durante décadas, es el tema de la educación, porque consideran que debe contextualizarse de acuerdo con la cultura de sus pueblos.  Naciones Unidas tiene claro que cualquier propuesta para un sistema educativo debe formularse a partir de la opinión y consulta de las comunidades indígenas.

El Gobierno quiso que el diálogo fuera del más alto nivel. En las reuniones previas al acuerdo. estuvieron los ministros de Bienestar Social y de Cultura, Juventud y Deportes; los viceministros de Planificación Nacional, de Seguridad Pública y de Educación; la directora ejecutiva de la Dirección Nacional de Desarrollo de la Comunidad; y los representantes de Rey Curré, Cabagra, Térraba, Salitre, Boruca y China Kichá.


30 enero, 2013

Anúnciate Gratis