Generaleños cautos con elecciones de febrero

Entrega de papeletas.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

A
unque la comunidad de Pérez Zeledón ha sido tradicionalmente sobria, durante las campañas políticas de las últimas décadas, si se le compara con las algarabías y la agitación propias del Valle Central, en esta ocasión espera las elecciones del próximo dos de febrero de 2014 con incertidumbre y desánimo.

Pocas, más bien raras, vallas propagandísticas; sin banderas partidistas; sin más signos externos que algunas calcomanías, con una campaña por los medios de prensa por demás austera y una asistencia de delegados y asistentes de las urnas electorales apenas como para recoger, por oficio, la documentación que servirá para las elecciones del domingo en quince.

Comenzó la entrega de documentos, para las elecciones del dos de febrero.

Comenzó la entrega de documentos, para las elecciones del dos de febrero.

La distribución de los documentos –papeletas, registros- comenzó ayer, martes 14 de enero-  en el lobby del Complejo Cultural de Pérez Zeledón, con la papelería de las urnas electorales de San Isidro, y continuará durante los próximos días con la correspondiente a los otros distritos electorales. Es la recta final de una labor que intensificó el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) en Pérez Zeledón desde el pasado mes de diciembre, con la preparación de los miembros de mesa y los asistentes.

Los costarricenses acuden a las urnas, a elegir a su próximo gobernante y a todos los miembros de la Asamblea Legislativa, con una oferta multicolor de trece aspirantes a la Presidencia de la República y, en el caso específico de Pérez Zeledón, una comunicad de 105 mil electores, nada menos que con nueve candidatos a diputados de cepa.

Los generaleños prefieren actuar con cautela.

Los generaleños prefieren actuar con cautela.

Las encuestas las encabezan un Partido Liberación Nacional desgastado por las acusaciones de corrupción y descarrío de sus principios filosóficos, un Frente Amplio inédito de tendencia socialista, y un Movimiento Libertario de lógica tendencia derechista. Los “viejos” Partido Unidad Social Cristiana y Partido Acción Ciudadana apenas asoman en la intención de voto.

En esta coyuntura, los generaleños –gentilicio de los habitantes de Pérez Zeledón- prefieren mantenerse cautos, por varias razones: los resultados de las encuestas no favorecen a los partidos políticos tradicionales (cosa que los obliga a analizar su voto con detenimiento) el cantón sigue siendo golpeado por una prolongada crisis económica y el gobierno local –envuelto en resentimientos políticos- no acierta a tomar decisiones que contribuyan a mejorar las condiciones generales de los administrados.

Hay crisis en los campos y en la ciudad; allá por dificultades en la producción y comercialización de los productos agrícolas y aquí por el desempleo y el cierre de negocios, y son particularmente llamativos los registros del TSE que revelan un descenso en la cantidad de electores en el distrito electoral de San Isidro de El General.

No todos los partidos tendrán miembros de mesa.

No todos los partidos tendrán miembros de mesa.

De acuerdo con los informes del TSE, en San Isidro hay registrados para febrero de 2014 un total de 8489 electores menos (-8.45 %) que para las votaciones de febrero de 2010. Ese descenso en la cantidad de electores isidreños, sin embargo, se compensa y tiende a parecerse a la media nacional, con un aumento de los votantes registrados en todo el cantón. En todo Pérez Zeledón hay 7399 más que en el 2010.

Otro apunte significativo es que en Pérez Zeledón –comunidad a la que se le ha dado en llamar “el cantón de las mujeres solas”-, por una fuerte migración de trabajadores hacia los Estados Unidos, que comenzó en la década de los 80, es que, en realidad, la diferencia entre electores y electoras no parece significativo. Hay 53 322 electores y 52 348 electoras.

La sobriedad en el comportamiento de los electores generaleños, sin embargo, podría ser nada más una actitud precavida, si han logrado llegar a la consciencia los reiterados llamados del TSE y de la propia Iglesia Católica, para que los ciudadanos salgan a votar, como una forma de respaldo y validación al sistema democrático costarricense.


15 enero, 2014

Anúnciate Gratis