Fomentan cultivo de palma aceitera en Pérez Zeledón

Palma aceitera (milkci.unizar.es).

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

L
a palma aceitera, un producto tradicionalmente asociado al litoral costero húmedo de Costa Rica, se perfila como una alternativa para desahogar la deprimida economía generaleña.

Funcionarios del Instituto de Desarrollo Rural (Inder) ven con buenos ojos el cultivo de palma aceitera en Pérez Zeledón; y miembros del Consejo de Administración de la Unión de Cooperativas del Sur (Uncoosur) están promoviendo un proyecto de la transnacional Palma Tica.

Una alternativa para Pérez Zeledón.

Una alternativa para Pérez Zeledón. (Foto de indojardin).

La propuesta de Palma Tica es para que los habitantes de Pérez Zeledón, con propiedades ubicadas por debajo de los 800 metros sobre el nivel del mar, dediquen parte de sus tierras al cultivo de palma. Es un proyecto para la siembra de 550 hectáreas, al que Palma Tica está ofreciendo una inversión de 10 millones de dólares (unos cinco mil millones de colones).

Parte de las inversiones estaría destinada al financiamiento. “… aprovechen esta oportunidad, queda poco campo y poco tiempo para apuntarse; casi todos los distritos de nuestro cantón son aptos para esto, así que apúntese…”, publica Uncoosur en su perfil de Facebook, en una invitación dirigida a los agricultores para que participen en una reunión con personeros de Palma Tica.

 

Los interesados en participar en la reunión con Palma Tica pueden comunicarse con Uncoosur, por el teléfono 2770-2822.


Desde hace 25 años, la palma aceitera se convirtió en la gran solución que esperaban los agricultores establecidos en amplios sectores de los cantones de Corredores y Golfito, herederos de tierras planas susceptibles a las inundaciones. La humedad extrema les dañaba los cultivos agrícolas sistemáticamente, año con año.

Los inicios de las plantaciones fueron lentos, porque los agricultores desconfiaban de las ventajas de un cultivo para ellos desconocido que, además, demandaba, un compromiso importante financiero al que no estaban acostumbrados.

Pero el éxito de los primeros tres productores desencadenó una siembra masiva que permitió –con los años- la conformación de la Cooperativa de Productores de Palma Aceitera (Coopeagropal). Luego, otros agricultores se sumaron a la producción, con el apoyo del capital privado.

A los cultivadores de palma les ha ido bien.

A los cultivadores de palma les ha ido bien.

En el Inder observan favorable la extensión de Palma Tica a Pérez Zeledón, pero destacan la necesidad de que los agricultores observen con mucho detenimiento los costos de producción, las limitaciones ambientales (en Pérez Zeledón llueve menos que en el litoral, por ejemplo) y los compromisos financieros que vayan a ocurrir. Bueno, en la medida que no abandonen otros cultivos y siembren palma como producto complementario.

Pero esos asuntos, de reconocida trascendencia para los agricultores, ya están concebidos en el proyecto de Palma Tica, una empresa establecida en Latinoamérica desde hace 40 años, que no se va a arriesgar a hacer inversiones de millones de dólares en un proyecto sin viabilidad económica, replica Minor Umaña, gerente general de Uncoosur.

Aunque proviene de la unión de cooperativas, Uncoosur no está previendo, por el momento, la posibilidad de que conformar una cooperativa de productores de palma aceitera en Pérez Zeledón. Se interesa –explica Umaña- en fomentar un producto que genere mejores condiciones económicas para Pérez Zeledón, en general, y para los agricultores en particular, que les permita salir del estancamiento en que se encuentran.


2 agosto, 2013

Anúnciate Gratis