Expertos en la producción pero con ventas bajas

Marcos Granados, apicultor.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net   

H
asta hace medio siglo era frecuente encontrar colmenas en los árboles huecos o debajo de las piedras. Para aprovecharlas, cuando era en un árbol, el campesino tomaba el hacha, volteaba el árbol, le un boquete y sustraía la miel, ese producto de la naturaleza tan cercano a lo perfecto.

Luego aprendió que podía tener colmenas en cajones, alojando dentro de ellas a la abeja madre, con el inconveniente de que, con los años, la producción comenzaba a disminuir hasta que la actividad dejaba de tener sentido, por lo poco rentable.

Hoy, el conocimiento que se ha ido adquiriendo en el campo de la apicultura permite a los productores generaleños desempeñarse con destreza en el manejo y la producción de la miel, pero no logran, todavía, alcanzar el punto lógico y fundamental de cualquier proyecto económico: la comercialización.

El color, las propiedades y el sabor de la miel los dan las flores.

El color, las propiedades y el sabor de la miel los dan las flores.

De ahí que algunos de ellos, especializados a fuerza de mucho trabajo y cursos y talleres, tengan que transportar su producto en bus o a la espalda, en una motocicleta, hasta las usualmente modestas instalaciones donde ofrecen el exquisito producto de la naturaleza.

Es el caso de Marcos Granados y Albérico Calderón, dos primos hermanos que se ayudan en la economía de sus hogares con un colmenar que tienen y trabajan juntos en La Piedra de Buena Vista, distrito de Rivas. Su trabajo debe ser conjunto, para que uno vaya viendo las colmenas mientras el otro utiliza el humo para controlar a las abejas.

Bajo un toldo de la Feria Auténtica del Agricultor, Marcos brinda la más amplia información a cada uno de los potenciales clientes que van pasando. Sabe de abejas: ¿Es cierto que le echan azúcar, para que les rinda más? Esta versión tan generalizada es una apreciación sin sentido, de gente que se impresiona cuando la miel se cristaliza.

No tiene sentido que le agreguen un producto que cuesta dinero, a algo que no cuesta dinero cuando lo toman de la naturaleza. La cristalización de la miel ocurre por causa de la temperatura y por ello, aún después de embotellarla, en los lugares fríos hay que mantenerla en baño de María.

Saben de abejas. ¿Por qué tan amarilla? Por el color de las flores. Las abejas de La Piedra de Buena Vista –todavía sin contaminación agroquímica- se alimentan prioritariamente de esas flores amarillas que los generaleños aprecian junto a la carretera interamericana cuando viajan hacia San José; esas flores que parecen girasoles,  que convierten la montaña en un jardín, al inicio del verano. Se les conoce como “flor del Niño” y de su nombre deriva la marca de la miel de abeja que producen Marcos y Albérico.

Hay mieles ambarinas (acacia), incoloras (algodón),  rojo oscuro (brezo), oscuras (encino), ocre oscuro (eucalipto), amarillas (girasol); casi blancas (pipirigallo y trébol blanco), verdosas (tilo). Cada una tiene propiedades y sabores diferentes.

Marcos y Albérico saben que el color de las flores es el que da el color a la miel; que deben sustituir las reinas, cada cierta temporada, para que no disminuya la producción; saben del punto de maduración; saben (porque hasta han recibido cursos) de la importancia que tiene la asociación con otros productores y, de hecho, forman parte de una pequeña organización en la que algunos miembros también producen derivados de miel,  como jabones y cremas  de belleza.

Pero no saben de comercialización. Marcos Granados comenta que han intentado por diferentes medios conseguir un crédito para comprar un carrito que les permita transportar la miel, dentro y fuera de la finca, pero que en todos los casos han topado con pared. No hay dinero previsto en los planes gubernamentales de reconversión productiva, para que un apicultor compre un carrito.

Otra brecha socioeconómica a vencer es la que existe entre la academia y la práctica.

 

FOTO DE ENTRADA: Marcos Granados, apicultor de La Piedra de Buena Vista de Rivas, Pérez Zeledón.

8 abril, 2013

Anúnciate Gratis