Estudiantes trascienden las aulas con recreativa para el Hogar Betania

Estudiantes de la U Latina.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net  

R
ara vez un trabajo comunal universitario trasciende las paredes de las aulas, como ocurrió ayer con la ciclística recreativa organizada por un grupo de estudiantes de la Universidad Latina, en beneficio del Hogar Betania.

Un rato para socializar, de previo a cada ciclística recreativa.

Un rato para socializar, de previo a cada ciclística recreativa.

La ciclística fue convocada por el grupo Ciclistas Pezeteños, pero organizada por seis estudiantes de Ingeniería de Sistemas de la Universidad Latina, sede Pérez Zeledón, que optaron  por el evento deportivo como actividad final de un proyecto de apoyo al Hogar, informó la profesora Jessica Chavarría, profesora de la cátedra de Administración General.

El evento reunió a decenas de ciclistas que llegaron a colaborar; generaleños que estuvieron acompañados por otros deportistas procedentes desde más allá de las fronteras de Pérez Zeledón, como es el caso de representantes del grupo Ciclistas de Osa.

“Muchas gracias a todos los Ciclistas Pezeteños que de nuevo acudieron a colaborar, esta vez con el Hogar Betania. Por supuesto un agradecimiento a los muchachos de la U. Latina que tuvieron la bonita iniciativa de ayudar a la institución.

En sus marcas, los ciclistas que llegaron a ayudar al Hogar Betania. (Foto de Ciclistas Pezeteños).

En sus marcas, los ciclistas que llegaron a ayudar al Hogar Betania. (Foto de Ciclistas Pezeteños).

“Todos los que participamos vimos a los adultos mayores que estábamos ayudando, razón por la cual debemos sentirnos muy orgullosos de nuestra participación, ya que realmente necesitan de nuestra ayuda y en especial de nuestro cariño, y este último se lo dimos demostrándoles que son importantes para nosotros”, decía un mensaje en Facebook de Ciclistas Pezeteños.

Algunos  beneficiarios del Hogar Betania, en efecto, fueron testigos de la labor realizada en ayuda de la institución benéfica, sentados bajo un toldo, en la bomba Gasotica: primero, el arribo sin presiones ni apuros de los ciclistas, uno a uno o en pequeños grupos; luego, la conformación espontánea de agrupaciones que deportistas que conversan alegre y amistosamente y, finalmente, la partida de gente unida por una actividad del más sano entretenimiento y la satisfacción de ayudar.

Llegaron a motivar a los ciclistas, que les dedicaron el día.

Llegaron a motivar a los ciclistas, que les dedicaron el día.

Ya lo habían visto, con anterioridad, el año pasado, cuando fue organizada una carrera atlética y una ciclística recreativa que tuvo como punto de partida el propio Hogar Betania, en el barrio San Francisco de Asís, de Daniel Flores.

El Hogar Betania acoge a una veintena de personas, hombres y mujeres de avanzada edad, que no tienen a donde ir, y menos recursos económicos para subsistir y pagar atenciones personales y médicas. Ahí les brindan apoyo, alimentación, atención médica y psicológica.

Y los Ciclistas Pezeteños, que no se detienen en una febril actividad que los concentra semana a semana, ya tienen programadas otras actividades, para realizarlas en los próximos meses, en beneficio de organizaciones sociales locales y otras instituciones benéficas como el Centro de Cuidado Paliativo y la Escuela de Enseñanza Especial.


14 abril, 2014

Anúnciate Gratis