Entusiasmo por la carroza no se refleja en los aportes

Iglesia San Isidro de El General.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

E
l entusiasmo desbordante que manifestaron los seguidores del Grupo Qué bonito ser de Pérez cuando la Municipalidad de Pérez Zeledón le dio la oportunidad de participar en el Festival Luces del Valle, no se refleja tanto en el aporte para cubrir los costos de una carroza.

“Buenos días, hoy les informo que con el aporte de… llegamos a ¢338.000,00. Muchas gracias por su colaboración. Esperamos que se sumen otros miembros a esta causa para hacer realidad este proyecto”, saluda Enrique Solís, uno de los administradores del Grupo en una diaria rendición de cuentas que, de alguna manera, se convierte en un clamor para quienes “lo embarcaron” y después lo dejaron solo.

Retazos de la historia de Pérez Zeledón.

Retazos de la historia de Pérez Zeledón.

Qué bonito ser de Pérez fue creado por algunos distinguidos generaleños con el fin de compartir el gusto de haber nacido o haber tenido vínculos con Pérez Zeledón. Incluye la publicación de fotografías y comentarios históricos y actuales; alegría con los que triunfan; solidaridad con los que sufren….

Es la oportunidad, tantas veces aprovechada, de hacerse de un álbum de fotografías del recuerdo de lo que fueron San Isidro de El General y sus comunidades aledañas en décadas pasadas, para quienes tuvieron el gusto de vivirlas, y una pincelada de admiración por los pioneros que trazaron los caminos del Pérez Zeledón moderno.

La oportunidad de mantener un ligamen con el pueblo y los amigos, para los que viven más allá del Valle de El General; de hacer un aporte a la historia que se pueda estar escribiendo hoy o la que se pueda escribir cuando, los de hoy hayan partido. Es, en otros términos, una forma de documentar la historia de un pueblo que proclama una identidad de la que carecen muchas otras comunidades.

Es muy fácil: Depositar el dinero en la cuenta de ahorros del Banco de Costa Rica N°  245-4200-5, a nombre de Marcos Enrique Solís Elizondo, o, si se encuentra en San Isidro, llamarlo por el teléfono 8490 3750.


Pero las contribuciones para la carroza llegan a cuentagotas. De la forma en que ocurrió cuando Qué bonito ser de Pérez informó que se le había invitado para que participara en el Festival Luces del Valle, el apoyo fue desbordante cuando –entre otras muchas y diversas propuestas- surgió la idea de que la carroza fuera una réplica de la emblemática “iglesita de latas”.

Los que fueron moldeando el Pérez Zeledón de hoy.

Los que fueron moldeando el Pérez Zeledón de hoy.

El templo católico que precedió a la catedral de San Isidro de El General, el monumento arquitectónico de entonces, con sus dos torrecitas y una cruz, con su piso de tablas que crujían cuando más se quería pasar inadvertido, con sus paredes recubiertas con medias láminas de cinc pintadas de rojo ladrillo y una plaza de futbol al frente, donde pastaba una yegua y jugaban unos güilas.

Con la carroza se ha querido resaltar el recuerdo; recalcar la identidad y, si sobrara algo de la recolecta, darlo como donación a alguna institución de beneficencia. Tal vez al Centro Diurno de Cuidados Paliativos, que se ocupa de darle acompañamiento a los niños que van a morir y de brindarles apoyo a sus padres.

Pero quizás no sobre dinero; de alcanzar para la carroza, alcanza; aunque sea modesta.  Pero no suena bien al oído que de casi cinco mil miembros del grupo, hayan hecho aportes no más de cuarenta.

Una empresa que dejó mil buenos recuerdos.

Una empresa que dejó mil buenos recuerdos.

“Ya estamos en la recta final para cumplir con nuestro compromiso de presentar la carroza en el “Festival Luces del Valle”; estamos a dos meses de la realización y debemos comenzar a hacer punta al lápiz para determinar si con lo recogido salimos o si tendremos que cambiar planes para salir con los gastos”, decía Enrique Solís en una de sus diarias rendiciones de cuentas.

“Si 200 personas regalaran ¢1000,00 cada una ya tendríamos la suma que se necesita para realizar el proyecto”, agrega.  Pero… ¡Cuarenta!

Apoyar el proyecto es, más bien, cosa de buena voluntad que de escasez o abundancia.  Obras son amores… A fin de cuentas, cuando se le vea desfilar, de seguro muchos van a decir: “Qué bonito ser de Pérez”.


3 octubre, 2013

Anúnciate Gratis