Entre más analizan el “autogol” salarial los regidores se muestran más confusos

Trabajadores municipales.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

A
unque reacios a volver a tratar algo que ya habían analizado con amplitud la semana pasada, los regidores de Pérez Zeledón se volvieron a enfrascar en el tema de los aumentos que se recetaron los funcionarios de corbata de la Municipalidad de Pérez Zeledón.

Pero no lograron sacar en claro nada que pueda enmendar la secuencia de errores por los que ahora tienen dividido al personal de la Municipalidad en dos bloques que se ven con malos ojos entre sí, y que, unos de un lado y los otros del otro, tienen al Concejo contra la pared.

Afirman que si les rebajan los salarios, acudirán a la OIT.

Afirman que si les rebajan los salarios, acudirán a la OIT.

En el sentido inverso, cada vez que los regidores tratan de encontrar una solución al dilema, salen a colación aristas que los conducen hacia una peor confusión que, según ellos mismos estiman, va a dificultar una salida airosa al conflicto.

Y todo por no estudiar los documentos que aprueban. Alegan que la Administración Municipal los indujo a engaño, al incluir en el rubro de gastos en salarios mediante una tabla de ajustes salariales camuflada, en un documento del que les proporcionó solamente en una versión digital.

El caos que el lector puede percibir en los primeros párrafos de esta “noticia” salió a flote durante la sesión municipal del martes de la semana pasada (20 de enero de 2015), cuando quedó al descubierto que el Concejo había aprobado el presupuesto municipal de 2015 un ajuste salarial que elevaba los ingresos de los profesionales y los técnicos y se los rebajaba a los de bajo rango.

Para enmendar lo que consideran un error inducido, aprobaron una moción que dejaba sin efecto lo incluido en el presupuesto que estuviera relacionado con el tema salarial; dispusieron que se retrotrajeran los salarios a los que se venían aplicando en 2014; decidieron elevar el caso a conocimiento de la Contraloría General de la República y acordaron crear una comisión con representantes del Concejo, la Administración y los dos sindicatos que hay en la Municipalidad, para encontrar una solución al conflicto.

Cada vez más confundidos

Pero en la sesión de anoche, tras la aprobación a regañadientes de una moción de orden del regidor Wilberth Ureña, (con el fin de que el pueblo esté bien enterado) se volvió sobre el tema, sólo para llegar a la conclusión de que el problema está cada vez más confuso:

  •  Los tecnócratas (que presentaron una seguidilla de cinco recursos de revocatoria con apelación en subsidio) consideran que, al haber recibido ya el primer pago, ya tienen derechos adquiridos.
  • Los obreros y otros funcionarios de menor rango alegan que de ninguna manera se les puede rebajar sus salarios.
  • El acuerdo del Concejo de la semana pasada dice que se deja sin efecto la parte del presupuesto que se refiere a “todo lo relacionado con salarios”, lo que lleva al regidor David Araya a pensar que se anuló la partida para salarios y, en consecuencia, la Municipalidad no tiene presupuesto para pagarles a los empleados.
  • Pancartas con datos sobre las pretenciones de los profesionales que trabajan en la Municipalidad.

    Pancartas con datos sobre las pretenciones de los profesionales que trabajan en la Municipalidad.

    Hubo una propuesta para que un representante del sindicato “de los pobres” (que tuvo una delegación durante la sesión de anoche) hablara ante el Concejo, pero ellos no estaban interesados en hacerlo.

  • El regidor Felipe Mora, que se había pronunciado en contra de que el tema fuera tratado, condicionó la exposición del representante sindical (presente en la sesión) sólo si estaba el otro (ausente) para que replicara o defendiera su versión.
  • Se pidió a la Acaldesa que diera una explicación (ya la había dado la semana pasada); pero ella no puede hacerlo (por ser parte en el caso). Ni siquiera puede vetar el acuerdo.
  • Hubo una propuesta para crear una comisión que se encargara de analizar el dilema y encontrarle solución, pero ya la comisión había sido creada la semana pasada. (Anoche se dispuso que representarán a la Municipalidad los regidores Wilberth Ureña y Rafael Herrera).

Todo esto ocurre mientras dirigentes de la Asociación de Inquilinos del Mercado Municipal están atentos al desenlace de una serie de conflictos que los tienen enfrentados con la Municipalidad (tarifas de alquiler de los tramos, cambio de uso de una soda a una carnicería, instalaciones eléctricas en mal estado…) y los síndicos revuelven porque la Municipalidad se muestra tan generosa en el asunto de salarios y mezquina con las comunidades representadas por los Consejos de Distrito.


28 enero, 2015

Anúnciate Gratis