En Pérez Zeledón se ha vuelto un imposible tapar las alcantarillas

Foto de eluniversaledomex.mx/.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

P
ese a que es una de las deficiencias que podría causar los peores trastornos con que pueda haberse encontrado la Municipalidad de Pérez Zeledón, algunas alcantarillas para las aguas pluviales de San Isidro de El General siguen sin tapas ni rejillas.

Una de las trampas en que puede caer una persona.

Una de las trampas en que puede caer una persona.

Hay diversas entradas a las alcantarillas que han permanecido sin protección desde hace años. Y aunque preocupa que los vehículos resulten con daños al caer en esos huecos, no se diga del riesgo que significa para las personas. Durante los aguaceros fuertes, los huecos desaparecen de la vista de los transeúntes, debido a las aguas desbordadas, y se convierten en sumideros con fuerza para succionar a una persona.

En alcantarillas de poca profundidad, como la que existe en la esquina del viejo edificio del Banco Nacional (ahora un supermercado) o la que está en frente del antiguo edificio de la Clínica de Urgencias, la caída de una persona le puede causar fracturas.

Pero también hay una alcantarilla sin tapa a 100 metros al norte de la Feria del Productor Generaleño con una profundidad cercana a los dos metros. De caer ahí una persona, y con mayor razón un niño, las posibilidades de rescatarlo serían nulas y la demanda (otra carga sobre los habitantes de Pérez Zeledón) inapelable.

Con una profundidad de cerca de dos metros.

Con una profundidad de cerca de dos metros.

Por aparte, sin rejillas que sirvan de filtro, toda la basura va a las alcantarillas y, de ahí, muchas de las inundaciones.
La alcaldesa de Pérez Zeledón, Vera Violeta Corrales, ha mencionado que se están haciendo estudios para solucionar el problema. Pero lo ha hecho a lo largo de meses, de la misma forma en que lo reiteró en una reciente sesión municipal en que se le volvió a emplazar por la desatención al problema.

El robo de tapas de alcantarillas, en Pérez Zeledón, no parece obedecer, sin embargo, a una peste causada por chatarreros sin escrúpulos. Aunque es posible ver que los ladrones también roban portones y todo objeto metálico que encuentren a mano, también es cierto que la inmensa mayoría de tapas de alcantarilla permanecen en su lugar y que los enrejados metálicos para que pasen los vehículos de las calles a los parqueos permanecen incólumes. Refleja que los ladrones de objetos metálicos actúan bajo el mínimo esfuerzo.

Así ha permanecido a lo largo de muchos meses.

Así ha permanecido a lo largo de muchos meses.

Los robos de tapas y otros objetos metálicos de propiedad pública no es exclusivo de Pérez Zeledón. En Ciudad Neily, hace unos años, una empresa privada aportó 20 estañones para que sirvieran de basureros, y al día siguiente de que los instalaron, no amaneció más que uno en toda la ciudad.

También ha sido un problema por resolver en el Valle Central, donde el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) compró tapas de polietileno de alta resistencia para el alcantarillado vial, con capacidad para soportar cargas de hasta diez toneladas.

Y tampoco es un problema exclusivo del tercermundista Costa Rica. De España es posible ver una noticia: “Dos presuntos delincuentes, que han sido detenidos, han dejado toda una avenida de Jerez sin tapas de alcantarillas o de los registros de luz y agua tras robar, presuntamente, en 26 puntos distintos…”.

CRÉDITOS: La foto de entrada es de eluniversaledomex.mx/.

9 mayo, 2014

Anúnciate Gratis