Emotivas Olimpiadas en Polideportivo de Pérez Zeledón

Gimnasia Rítmica en Olimpiadas Especiales.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

Q
uizás no son tantos los costarricenses que, en pleno uso de sus cinco sentidos, han disfrutado tanto el sabor la victoria -levantar sus brazos en señal de triunfo y arrancar de las graderías el aplauso más emotivo y sincero- como los muchachos que participaron ayer en las Olimpiadas Especiales 2013.

“Quiero ganar, pero si no puedo, quiero ser valiente y lo intento”, juraron con sus manos levantadas los atletas que ayer, viernes 24 de mayo de 2013, impregnaron de algarabía y esperanza las instalaciones del complejo polideportivo de Pérez Zeledón, a espaldas de un día gris y frío por el que todos hubieran preferido seguir al calor de las cobijas.

El público arenga a un competidor para que arribe a la meta.

El público arenga a un competidor para que arribe a la meta.

Ya los profesores no se quejan de tener que desarrollar currículos diferenciados; los apoyan y conducen como parte de su abnegado quehacer docente; entre los mismos competidores se fortalecen; reciben el calor de los padres de familia que colman las graderías y se agarran de las mallas para poder tenerlos más de cerca.

Sólo falta la aproximación de sus “otros” compañeros de escuelas y colegios, para que el país –vía Ministerio de Educación Pública- sienta que se está en el camino a la meta de establecer un sistema educativo integrado a plenitud.

Llegaron, al Polideportivo, más de doscientos atletas especiales procedentes de las más diversas escuelas y colegios y también de organizaciones independientes, a participar en las justas cantonales que permitirán a los ganadores de cada disciplina, participar en las Olimpiadas Especiales Nacionales y hasta atomizar las fronteras de los países.

Como lo hicieron Kely Murillo y Jeudy García, dos generaleños que el año pasado fueron a Puerto Rico a cosechar medallas de oro, en representación de Costa Rica.

La competencia masiva y entusiasta de generaleños en las olimpiadas cantonales es la que permite a Pérez Zeledón convertirse en un protagonista de las Olimpiadas Nacionales, en un proceso que ya aglutina a 6.800 atletas, según expuso Carlos Valverde, presidente del Comité Nacional de Olimpiadas Especiales.

En sus marcas. Su sola participación les concede un espacio en el renglón de los triunfadores.

En sus marcas. Su sola participación les concede un espacio en el renglón de los triunfadores.

En Costa Rica, el proceso de inclusividad comenzó hace treinta años; en Pérez Zeledón seis. Este principio de inclusividad –explica el director regional de Educación de Pérez Zeledón- Omer Fonseca Zúñiga- es parte de la formación integral de los estudiantes concebido por el Ministerio de Educación.

Los competidores participaron en disciplinas tan diversas como atletismo, ciclismo, gimnasia rítmica, bochas, fútbol, tenis de mesa y natación. Las competencias de levantamiento de pesas se efectuaron en el Olimpic Center Gym, porque el Polideportivo no tiene ese departamento, y las de natación en el gimnasio Bellavista, porque la piscina del Polideportivo está fuera de uso.

Las olimpiadas especiales son un acontecimiento emotivo y edificante al que falta un poquito más de público, no para que llegue a fortalecer el ánimo de los atletas –que de eso ellos andan sobrados- sino para que ellos los fortalezcan y les muestren que la vida puede ser esplendorosa.

 

En la foto de entrada: Atletas del Colegio Técnico Profesional (CTP) San Isidro brindan un espectáculo, durante el acto protocolario de las Olimpiadas Especiales de Pérez Zeledón 2013.


25 mayo, 2013

Anúnciate Gratis