El atractivo manifiesto de la Carrera al Chirripó

El Valle de Las Lagunas, cerro Chirripó.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

La radical protección al medio ambiente impide el crecimiento del principal atractivo turístico que tiene Pérez Zeledón, promocionado en todo el orbe, por añadidura, por la Carrera Ecológica, Cultural Internacional Campo Traviesa al Cerro Chirripó.

La afirmación está respaldada por una situación sintomática: los 225 cupos para participar en la Carrera al Chirripó se acaban en el término de minutos –algo más de media hora- cada vez que son puestos a disposición para el siguiente evento.

Si la oportunidad se abriera a todos los que quieren participar, a la Carrera llegarían dos mil competidores, comenta Lesmes Marín, presidente de la Unión Zonal de Asociaciones de Desarrollo del sector de Rivas y empresario turístico de San Gerardo, punto de encuentro para la competencia.

Marín explica que las limitaciones se deben a la necesidad de proteger el medio ambiente y a que los senderos son angostos, aspecto, este último, que impediría una participación más masiva de atletas.

La próxima carrera será el sábado 23 de febrero  de 2013 y los participantes que no estaban inscritos por el mérito de haber participado y ocupado lugares destacados en las anteriores competencias, se inscribieron antes de que fueran las nueve de la mañana, en el horario de ocho a once que fue habilitado para tal efecto el tres de noviembre de 2012.

XXV Edición

La Carrera al Chirripó se viene celebrando desde hace veinticuatro años y la próxima será la versión número XXV. Puede participar todo el que considere que tenga atributos de atleta y se haya inscrito debidamente, pero la posibilidad de cumplir la jornada está reservada sólo para los que tienen condiciones extraordinarias.

Los 34 kilómetros de recurrido, de subida y regreso son extremadamente escabrosos algo que, sin embargo, se convierte en uno de sus principales atractivos. El otro es la sensación de alcanzar la máxima altura del territorio nacional, en el ambiente majestuoso de un macizo que va mostrando en su camino las diferentes etapas de su evolución geológica, desde que fue emergiendo del mar y desde las edades glaciares.

En San Gerardo de Rivas, la comunidad meta de la Carrera, los habitantes se han sabido rodear de un ambiente ideal para recibir a los visitantes que –éstos sí- llegan masivamente. Hay ventas de comidas que adquieren un sabor exquisito por la buena mano y el contraste con el clima frío; y también es posible comprar productos artesanales elaborados por los propios habitantes.

Con la Carrera comienzan dos días de fiesta, en que se celebra la coronación de la Reina de las Fiestas, competencias y actividades culturales. La edición de febrero de 2013 tendrá dos atractivos adicionales: concursos de fotografía y relatos, relacionados con la Carrera Ecológica, Cultural, Internacional Campo Traviesa.

El cerro Chirripó se convirtió en visita obligada para miles de turistas procedentes de todo el país y diversos países durante dos décadas, en su recorrido por algunos de los lugares más atractivos de la Región Brunca. Pero la carretera Costanera absorbió un alto porcentaje de visitantes.

Desde entonces, la alicaída economía de Pérez Zeledón se ha visto reducida a su peor crisis, cuanto más por la contracción económica de los Estados Unidos, fuente de divisas, otro de los principales rubros de ingresos generaleños.

Ideales turísticos

Se ha hablado sobre la necesidad de aprovechar el atractivo del Chirripó y, con él otros sectores de la Cordillera de Talamanca, mediante proyectos turísticos de gran envergadura, como una travesía de mar a mar, “a la usanza” de los descubridores y conquistadores españoles. De hecho, los aborígenes solían desplazarse a través de la montaña, en sus desplazamientos entre lo que hoy son los cantones de Talamanca y Pérez Zeledón.

Otro proyecto en ciernes es el de funiculares, a la manera en que funcionan en los Alpes, bajo las más estrictas normas ecológicas. Este proyecto ha tenido la particularidad, en Europa, de facilitar la visita de gente de la tercera edad que, impresionada por la grandiosidad de la naturaleza, muchas veces hace grandes aportes para la protección del medio ambiente.

Falta, eso sí, el empuje (hacia un mismo lado) del sector empresarial local y de la voluntad gubernamental local, para darles forma a los proyectos e iniciar un proceso que deberá vencer diversos obstáculos, algunos de ellos de índole legal.


3 enero, 2013

Anúnciate Gratis