Diócesis de San Isidro de El General hoy está cumpliendo sesenta años

San Isidro Labrador

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

A
unque no dejó de mencionarse en las homilías, la Iglesia Católica se guardó de anunciar con  platillos que hoy, 19 de agosto de 2014, la diócesis de San Isidro de El General está celebrando el Sexagésimo Aniversario.

Monseñor Delfín Quesada.

Monseñor Delfín Quesada.

La diócesis de San Isidro de El General fue erigida mediante la bula “Neminem Fugit” (Nadie escapa), del papa Pío XII. Desmembrada de la diócesis de Alajuela, la de San Isidro de El General se convirtió en eje de la evangelización de toda la Región Brunca, que comprendía por entonces los cantones de Pérez Zeledón, Dota, Tarrazú y el recién creado León Cortés, en la provincia de San José y Osa, Buenos Aires, Golfito y Coto Brus y Aguirre en la provincia de Puntarenas.

Ciertamente, la comunidad generaleña viene de celebrar el centenario de la parroquia de San Isidro Labrador, cuna de la diócesis, que se cumplió en

Monseñor Ignacio Trejos.

Monseñor Ignacio Trejos.

el recién pasado mes de mayo. En esta ocasión fueron diversas las actividades realizadas en el ámbito religioso, como el recibimiento a la imagen de la Virgen de los Ángeles, la peregrinación de la imagen histórica de San Isidro Labrador y el lanzamiento del libro alusivo al centenario ,del célebre padre Álvaro Coto Orosco, justamente pocos días antes de su fallecimiento.

La creación de la Diócesis coincide con un cambio que se podría considerar brusco, en la historia de las comunidades del sureste de Costa Rica, evangelizadas y colonizadas hasta entonces por trillos de a pie y a caballo y por el trecho del río Grande de Térraba, donde su caudal lo permitía.

Monseñor Guillermo Loría.

Monseñor Guillermo Loría.

En las décadas de los 40 y los 50 fue construida la carretera interamericana sur, que comunica el Valle Central con el actual territorio panameño y, con ella, llegaron los vehículos automotores, comenzaron a aparecer los ramales de carretera hacia los distritos y los cantones. Y San Isidro de El General dejó de ser un poblado eminentemente rural, “en el fin del mundo”, para empezar a convertirse en la ciudad que hoy conocemos.

Con la apertura de la carretera, que no se terminó de asfaltar hasta avanzada la década de 1970, se aceleró el crecimiento demográfico; se activó el comercio; se hicieron presentes los servicios públicos y, con el crecimiento de la sociedad, se incrementaron los males sociales y los vacíos espirituales que la Iglesia trata de combatir.

Monseñor Gabriel Enrique Montero.

Monseñor Gabriel Enrique Montero.

Hoy, la Diócesis está conformada por tres vicarías foráneas que agrupan un total de 26 parroquias, atendidas por 50 sacerdotes. A lo largo de estos sesenta años ha sido dirigida por cuatro obispos: monseñor Delfín Quesada Castro (hasta su fallecimiento, en 1974), monseñor Ignacio Trejos Picado (hasta el año 2003), monseñor Guillermo Loría Garita (hasta el 23 de diciembre de 2013) y, el actual, monseñor Gabriel Enrique Montero, desde el primero de marzo de 2014.

En gran medida, las gestiones de la Iglesia Católica para la creación de la diócesis inicideron en la consolidación del nombre de San Isidro de El General, donde se encuentra la sede, que había sido cambiado por una disposición de la Cámara de Diputados, que daba a la ciudad con el nombre de “Ureña”, cuando creó el cantón de Pérez Zeledón.


19 agosto, 2014

Anúnciate Gratis