Destinan premio de “Reto del Siete” a la recuperación de adictos

Marcela Ugalde en El Reto del Siete.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

U
n premio ganado en “El Reto del Siete” por Marcela Ugalde, actriz del programa La Pensión, se convirtió en el providencial aporte que estaba necesitando el “Centro Paz y Libertad” para arrancar con un programa de adictos a las drogas y el alcohol, en Pérez Zeledón.

Este centro de atención a las personas dependientes de las drogas y el alcohol, que funciona en Las Juntas de Pacuar, distrito Daniel Flores, nace a partir de los esfuerzos que viene realizando un grupo de personas integrado la Asociación Generaleña para Rehabilitación de Adictos (Asogera), desde hace cuatro años.

Todo por ayudarle a una organización benéfica.

Todo por ayudarle a una organización benéfica.

Ha venido funcionando en una oficina ubicada en el segundo piso de un edificio ubicado en diagonal a las oficinas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en San Isidro; y últimamente se abocó a brindar tratamiento en una propiedad tomada en arrendamiento en cerca del cruce de la carretera interamericana y la carretera a Pejibaye, en las Juntas de Pacuar.

Pero la Asogera no vino a tomar carácter formal hasta el 14 de diciembre de 2014, cuando la Junta Directiva de la organización obtuvo la personería jurídica y, por coincidencia, Marcela Ugalde vino en su apoyo cuando logró, el 30 de diciembre, tocar la vaquilla en el redondel de El Zapote.

Este aporte de la actriz es una feliz coincidencia, porque ella dispone entregar los 250 mil colones del premio a la Asogera, en virtud de la amistad que ha mantenido con una de sus líderes, Gabriela Leiva y porque –coincidentemente- pudo disponer el premio para la organización gracias a que ésta obtuvo la personería jurídica (apenas dos semanas antes del desafío en la plaza de toros y después de tres años de trámites para obtenerla).

El centro para el tratamiento de adictos está en Las Juntas de Pacuar.

El centro para el tratamiento de adictos está en Las Juntas de Pacuar.

De previo, y con la ayuda de profesionales como el licenciado Walter Chacón (que donó los honorarios para la inscripción de la Asogera), el Dr. Fulgencio Román (médico de cabecera) y la Dra. Silvia Herrán (Consejera en adicciones) y de empresarios como Wilberth Bogantes, Melvin Madriz y Ricardo Herrera, la organización venía atendiendo situaciones de drogadicción en su oficina de San Isidro, una líder de la organización.

En la oficina, se estudiaba cada caso y si el adicto aceptaba la ayuda que le estaban ofreciendo, se le remitía a algún centro de tratamiento de adicciones del Valle Central. Luego, con la finca tomada en alquiler, en Pacuar, se comenzó a atender a las primeras personas. Entre octubre y el 24 de diciembre, especifica Gabriela Leiva, salieron del centro de tratamiento nueve personas.

Gabriela explica que de aceptar el tratamiento, el paciente se somete a un internamiento mínimo de quince días, durante los cuales permanece aislado de la familia y de todo contacto exterior, con el fin de que se concentre en la situación que está afrontando.

Para mayor información: 8302-7997, del Centro Paz y Libertad (atención durante las 24 horas del día) y 8568-7489.


Durante esas dos primeras semanas –agrega- recibe dos sesiones de terapia diarias, concentradas en los tres primeros pasos del programa de Alcohólicos Anónimos: aceptar que está enfermo; aceptar que necesita ayuda; y aceptar que solamente Dios puede ayudarle.

El tratamiento de desintoxicación se desarrolla durante treinta días, aunque el período de tratamiento se puede extender a sesenta días.
Claro que, mientras la organización no reciba la asistencia necesaria de las instituciones públicas, el tratamiento tiene un costo (de diez mil colones diarios) que, en parte, puede ser cubierto por las familias interesadas con la provisión de víveres. Sólo por los servicios (alquiler, agua, luz…) el Centro Paz y Libertad tiene un costo mensual de 400 mil colones, aclara Gabriela Leiva.

Luego vendrá el aporte de las instituciones, un respaldo estatal obligado, si se parte de que cada solución que se dé en el tratamiento de un dependiente de las drogas o el alcohol significa la recuperación de una persona útil, el bienestar de una familia y un problema menos para los hospitales y para la sociedad.


7 enero, 2015

Anúnciate Gratis