Caos sin remedio en el Brasilia y entradas a los negocios

Cruce del Brasilia

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

E
l año 2013 se deslizó sin que los empleados de las instituciones públicas pudieran resolver las situaciones caóticas en sectores de la carretera interamericana y las calles de San Isidro de El General, donde cada vez hay más quejas en el sentido de que el tránsito de vehículos se está volviendo intolerable.

No se cumplió la promesa de la Dirección de Ingeniería de Tránsito de instalar semáforos en cruces de carretera comprobadamente peligrosos, como los del barrio Los Ángeles, en el distrito Daniel Flores, y del Brasilia, en San Isidro, ni se volvió a escuchar noticia sobre el semáforo que se ha venido necesitando en el cruce del barrio Boston.

Se pagan impuestos por la compra del vehículo, el derecho de circulación, el combustible...

Se pagan impuestos por la compra del vehículo, el derecho de circulación, el combustible…

Por el contrario, la preocupación por la falta de semáforos en estos puntos críticos se sigue dando y, específico, Jaime Cervantes, director administrativo de la Cámara de Comercio de la Región Brunca, afirma haber recibido quejas específicas, ya no sólo por los cruces peligrosos, sino también sobre el  bloqueo que están sufriendo establecimientos comerciales como el restorán Brasilia y el Supermercado CoopeAgri, en San Isidro de El General.

El trecho de la carretera interamericana entre San Isidro y Palmares fue ampliado debido a la saturación de vehículos, seguramente con recursos provenientes de los impuestos a los propios vehículos, a los derechos de circulación y a los combustibles.

Pero la carretera, de cuatro carriles y uno de viraje se convirtió en una trampa mortal en que perdieron la vida cincuenta personas, en poco más de cinco años. La mortalidad descendió casi a cero gracias a las islas que fueron construidas en casi todo el trecho y al servicio de iluminación proveído por el Instituto Costarricense de Electricidad. Pero ahí quedó todo y las colisiones son frecuentes.

Quiérase o no, hay que atravesar

El cruce del Brasilia es aterrador, para los que salen desde los barrios del sureste de San Isidro: La Angostura, La Ceniza, Pavones, Lomas de Cocorí, Aeropuerto y Corazón de Jesús. Aquí se encuentran con que tienen que atravesar una carretera de dos carriles, cuando salen hacia San Isidro, con tres inconvenientes de comprobada gravedad.

Uno de esos inconvenientes es una vieja parada de buses y una nueva parada de taxis, que obstaculiza la visibilidad hacia la izquierda. Otro es que, por falta de puente o por lo alejado de las islas, “siempre” hay gente atravesando la interamericana.

La obra pública es insuficiente. Faltan semáforos y puentes.

La obra pública es insuficiente. Faltan semáforos y puentes.

Y el otro inconveniente es la necesidad de “saltar”, a veces casi a ciegas, desde la salida del Brasilia al carril del centro (que, en la necesidad, sirve de isla) frecuentemente ocupado por vehículos que esperan espacio para virar hacia la izquierda, hacia el distrito Rivas, los barrios del noreste de San Isidro, un supermercado autorizado para funcionar en un punto neurálgico y una terminal de porteadores.

La hora pico vespertina, y lloviendo, es de infarto. Pero a los graves inconvenientes se suma uno adicional: la parada de taxis, autorizada a pesar de la obstaculización de la vista hacia los carriles izquierdos de la carretera es para tres vehículos, y a veces hay hasta diez.

Esta circunstancia ha llevado al propietario del Brasilia a quejarse, ante la Cámara de Comercio, porque a veces no le dejan espacio para estacionarse frente a su propio negocio, situación parecida a la que viene ocurriendo en el Supermercado CoopeAgri, en San Isidro, porque los taxis bloquean el ingreso al parqueo.

Como no sea que los empleados de las instituciones públicas tengan programada la instalación de puentes y semáforos para 2014, nada se ha resuelto desde que la Cámara de Comercio empezó a mandar cartas a las dependencias del Ministerio de Obras Públicas y Transportes y la Municipalidad de Pérez Zeledón. Tampoco, en el centro de San Isidro, se ha logrado la demandada reingeniería vial.

Pero, al menos, el Gobierno de la República tendrá que tomar medidas urgentes y adecuadas, porque hay una sentencia judicial condenatoria en su contra que así lo establece. De ello trataremos en un próximo artículo.

 


12 diciembre, 2013

Anúnciate Gratis