Bomberos piden voluntarios para accionar contra el dengue

Bomberos de Pérez Zeledón.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

E
l mosquito transmisor del dengue se va extendiendo por todos los distritos y barrios de Pérez Zeledón y en un nuevo esfuerzo combatir la  epidemia, el Ministerio de Salud incorporará en la noche de hoy, lunes 15 de junio de 2013, a los voluntarios del Cuerpo de Bomberos.

Johathan Muñoz, bombero voluntario,  informa sobre una reunión que se realizará a partir de las 7:00 p.m. con la doctora Giselle Rivera, en la estación de San Isidro, con el fin de elaborar un plan de acción rápida para atacar la emergencia cantonal que se está dando. El plan contempla la integración de brigadas, con la participación de voluntarios de la sociedad civil.

Vecinos del barrio Los Ángeles, eliminando criaderos.

Vecinos del barrio Los Ángeles, eliminando criaderos.

Un informe que hizo circular hoy la doctora Rivera, a cargo del departamento de Vigilancia de la Salud, del Área Rectora de Salud, indica que la cifra de personas afectadas por el dengue, en Pérez Zeledón, ya anda en el orden de los mil.

Barrios como San Andrés, Lourdes, Pedregoso y Avenida González, así como el distrito Cajón, que habían escapado al embate de la epidemia, ya también están reportando personas afectadas.

Los barrios de mayor incidencia han sido Pavones, Cocorí, Villa Ligia, Los Ángeles, Sagrada Familia, María Auxiliadora, Baidambú, Las Lagunas, Las Brisas y San Luis. En Los Ángeles ya estuvo trabajando un grupo en las labores de limpieza.

El impacto de la enfermedad es devastador en el campo de la salud en una comunidad como la de Pérez Zeledón, donde el  Hospital Dr. Fernando Escalante Pradilla viene brindando un servicio deficitario, debido a la saturación.

Todo recipiente es un criadero potencial.

Todo recipiente es un criadero potencial.

El Ministerio de Salud ha convocado a diversas instituciones públicas para que contribuyan en la lucha contra el dengue y ha venido formulando reiterados llamados a las organizaciones locales y a las personas para que se deshagan de todo recipiente de agua que pueda servir al zancudo Aedes aegypti para su reproducción.

En la eliminación de criaderos radica la única posibilidad de controlar la epidemia. Significa que hay que deshacerse de todo tipo de recipiente que esté en patios y lotes baldíos, incluyendo llantas, plásticos y macetas, de todo tamaño, aunque se trate de tapitas de botellas de refresco.

Este problema puede alcanzar dimensiones imprevisibles, si en las condiciones actuales el mosquito llega a propagar un serotipo (un microorganismo infeccioso) diferente al que está circulando, en cuyo caso, la enfermedad puede causar la muerte.

Y no importa si la bolsita de boli o frituras la tiraron unos güilas maleducados o el mal vecino de abajo; el zancudo no hace preguntas sobre condiciones sociales, económicas, de género o de edad; solo pica.

Los funcionarios de Salud son reiterativos en que no basta con tirar el agua; hay que lavar el recipiente, porque los huevecillos quedan vivos durante diez meses y si vuelven a quedar en agua, incuban y regresan a las andadas.


15 julio, 2013

Anúnciate Gratis