Augurios de prosperidad en comunidades campesinas

Ceproma de El Progreso.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

C
on la apertura de Centros de Negocios para el Procesamiento y Mercadeo Agropecuario (Ceproma), los agricultores de cuatro alejadas comunidades de la Región Brunca tienen la oportunidad saltar de la producción para autoconsumo a la comercialización de sus productos.

Tres de esos Ceproma están ubicados en Sansi de Pittier, en el cantón de Coto Brus, y los otros dos en La Palma de Puerto Jiménez y Piedras Blancas de Güaicará, en el cantón de Golfito y si bien todavía no incursionan en la producción comercial, al menos abaratan los costos de pilado del arroz que consumen los agricultores.

Empacadora de frijoles.

Empacadora de frijoles.

El otro Ceproma, ubicado en Pejibaye, en el cantón de Pérez Zeledón, sí dio un salto a la producción comercial y los agricultores que conforman la comunidad de El Progreso, además de otros productores del asentamiento Upiav II y otras zonas aledañas, empacan los frijoles y los colocan en los colocan por medio del Programa de Abastecimiento Institucional (PAI).

Los Ceproma forman parte del Programa Integral de Alimentos y cuentan con el apoyo económico del Instituto de Desarrollo Rural (Inder). En Coto Brus y Golfito, el aporte del Inder permite a los agricultores contar con piladoras de arroz.

Tradicionalmente, los pequeños agricultores de estos sectores del sureste del país producen el arroz de consumo de sus familias y tienen descascararlo en el pilón o llevarlo a una piladora de propiedad privada, con los consecuentes gastos en transporte y servicio. El siguiente objetivo es que logren producir mayores cantidades de arroz y lo comercialicen, en la búsqueda de una mejor situación económica.

Con la marca "Ceproma El Progreso".

Con la marca “Ceproma El Progreso”.

Pero el mayor adelanto de los Ceproma se observa en  el distrito Pejibaye, donde los agricultores están produciendo y empacando frijoles para colocarlos mediante el PAI. Hugo Ureña, funcionario del Inder, afirma que el volumen de producción aumentó con la incorporación, al Ceproma, de otros agricultores del asentamiento Upiav II y otras zonas aledañas.

El Progreso cuenta 46 adjudicatarios de tierras que se dedicaban al cultivo de granos básicos, ganadería, raíces y tubérculos.  Pero en 2007 se integraron al Programa Integral de Alimentos, impulsado por las instituciones del sector agrícola y apoyado por los institutos Nacional de Aprendizaje y Mixto de Ayuda Social.

El Ceproma de El Progreso va más allá del asentamiento campesino. Su Comité Administrativo está integrado por 96 familias que, además de frijoles y maíz, también siembran arroz para autoconsumo, ñampí y jengibre.

Así como funciona en Pejibaye, los otros Ceproma deberán consolidarse, para mejorar la economía campesina y desarrollar los asentamientos, mediante complementos de valor agregado, según expresa Ureña.

CRÉDITOS: Fotos de Hugo Ureña y el Ceproma de El Progreso.

8 octubre, 2013

Anúnciate Gratis