Artesanas logran montar una empresa

Artesanías El Encanto.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

A
unque mantienen un ritmo de trabajo que les ha permitido llevar o al menos reforzar los ingresos de sus hogares, algunas artesanas generaleñas tomaron iniciativas para integrarse en una empresa y montar su propia tienda.

En sus esfuerzos de integración han tenido que encontrar soluciones a todas las trabas burocráticas y legales imaginables, pero ya están establecidas en una tienda que funciona desde noviembre del año pasado -2014- a 175 metros al sur del Estadio Municipal de Pérez Zeledón, con el nombre de “Artesanías El Encanto”.

Emprendedoras. Hubieran preferido una asociación, pero optaron por jugarse entera confianza.

Emprendedoras. Hubieran preferido una asociación, pero optaron por jugarse entera confianza.

Constituirse en una asociación –contrario a lo que parece derivarse del sentido común- les resultó imposible, para sus posibilidades económicas y proyecciones empresariales, por las exigencias con que suelen encontrarse los emprendedores. Por ejemplo: cada miembro de la asociación debe contar con una póliza de seguro independiente.

Decidieron, como salida a las contradicciones, que la empresa fuera constituida por una sola de las integrantes del grupo, en el entendido de que cada uno de los miembros tendría responsabilidades equivalentes, en la cobertura de las obligaciones y el aporte de trabajo.

Esta es la solución que encontraron las artesanas –cuatro mujeres y un hombre- para poner una tienda que está en sus inicios, es decir, en la etapa de posicionamiento. Llegan algunos clientes; pero luego llegarán más y más, según sus expectativas.

¿Qué tal un bolso decorado con motivos precolombinos?

¿Qué tal un bolso decorado con motivos precolombinos?

Entre las artesanas está Marta Eugenia Badilla, líder del grupo, especializada en tejidos choché, atrapasueños, técnicas de macramé y tejidos rústicos. Tiene más de treinta años de practicar el tejido croché, y siete años de acudir a vender sus productos en ferias.

Doña Marta Eugenia también forma parte de la Asociación de Artesanos Unidos del Sur, una organización constituida hace ya 18 años y que, por los imposibles estatales mencionados, no ha podido establecer su propia tienda.

En el grupo también está Flory Padilla, una laboriosa mujer que expresa un delicado talento en la decoración de bateas de madera y jarras y copas de bambú, con motivos ecológicos.

Entre las cosas bonitas de viajar está la oportunidad de regresar a casa con un recuerdo.

Entre las cosas bonitas de viajar está la oportunidad de regresar a casa con un recuerdo.

Y también están doña Giselle Mora –ex funcionaria del Ministerio de Cultura- que pinta en bolsos motivos indígenas tomados de petroglifos de antes y durante la conquista de América; Ana Isabel Navarro, que se entrega a la pintura artística, decorativa y ecológica, en cuadros, telas y madera; y don Fernando, experto en tallas en madera.

El grupo de “Artesanías El Encanto” está conformado por cinco personas, cada una de ellas especializada en técnicas diferentes, y a mediados del presente año, 2015, se integrarán otras dos. Su oferta es abundante, variada y atractiva y tiene la particularidad de que tiene en exhibición y venta exclusivamente las artesanías que sus miembros producen.

Todas son artesanas conocidas, por su presencia en las diversas ferias que se realizan en Pérez Zeledón, la Región Brunca y también en Quepos. En gran medida, han dependido de que su participación en ferias (aunque dos de ellas también venden sus productos en la Feria del Productor Generaleño); pero ahora tienen una presencia permanente, como producto  de su decisión inquebrantable de hacer empresa.


24 mayo, 2015

Anúnciate Gratis