Agria disputa por alquileres en el Mercado

Inquilinos Mercado Pérez Zeledón.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

L
os inquilinos del Mercado Municipal de Pérez Zeledón entraron ayer, 18 de noviembre de 2014, en un conflicto abierto con un sector del Concejo, en el proceso de aprobación de un nebuloso e impreciso ajuste de las tarifas de alquiler de los locales comerciales.

El Concejo aprobó por una mayoría de apenas cinco votos contra cuatro, y mediante un acuerdo considerado defectuoso, un ajuste del 75 por ciento en los precios de alquiler, más un porcentaje adicional correspondiente al denominado “costo de oportunidad”.

Monge pide a los inquilinos que bajen el tono de las protestas.

Monge pide a los inquilinos que bajen el tono de las protestas.

Pero el acuerdo fue adoptado durante una sesión anárquica, cargada de gritos y aplausos (muy al estilo de los primeros tiempos del actual Concejo) procedentes del grupo de inquilinos notoriamente acuerpados por dirigentes (de tres partidos: una “fracción” del PLN, el PUSC y un partido local en formación) políticos abanderados de la justicia social, que defienden a los arrendatarios por una alegada condición de humildad y por tratarse de microempresarios acorralados por una insostenible crisis económica.

Otros regidores alegan que hay inquilinos que se están haciendo ricos; que hay familias que están monopolizando los tramos; y que es un contrasentido que el Mercado sea deficitario porque un alto porcentaje de los inquilinos apenas pagan cincuenta, cuarenta y hasta treinta mil colones mensuales por el alquiler.

La disputa por el reajuste quinquenal de los alquileres, que debió haberse establecido al cabo de un período de negociaciones celebrado durante el mes de octubre, ya se veía venir, pues no ha sido diferente en ocasiones anteriores.

El reajuste de los alquileres enciende una pugna entre los inquilinos y algunos regidores.

El reajuste de los alquileres enciende una pugna entre los inquilinos y algunos regidores.

Pero los inquilinos, liderados por su presidente, Jorge Arturo Monge Agüero, se plantaron en no aceptar la inclusión del costo de oportunidad, bajo el argumento de que éste se había eliminado de los convenios anteriores y porque su restablecimiento (además de ilegal, según su alegato) estaría validando la inclusión de cargas inaceptables a futuro.

No aceptaban el acuerdo al que había llegado una comisión (dos representantes de la Municipalidad y dos de la Asociación de Inquilinos) porque acusan a la presidenta municipal, María Esther Madriz, de haberlo modificado a su capricho.

En noviembre, en el Concejo se le negó a Jorge Monge , en cuatro ocasiones, la posibilidad de presentar sus argumentos durante la sesión municipal. Había un compromiso formal para cederle la palabra anoche; pero el tema fue traído a colación en el momento en que se estaba sometiendo a votación la moción con las nuevas tarifas.

Esta etapa del proceso -se afirma- no admite la participación de terceras personas o regidores que puedan tener un interés particular. De hecho, dos de ellos se habían excusado, para no influir en la decisión.

Intentó, reiteradamente, que escucharan sus argumentos.

Intentó, reiteradamente, que escucharan sus argumentos.

Y, de remate, la Presidenta Municipal (a pesar de que ya había vencido el término concebido para las negociaciones, el mes de octubre) quiso nombrar una nueva comisión especial para que se ocupara del diferendo.

Esta decisión de Madriz (que no contaba con el respaldo de un acuerdo municipal para crear la comisión) llevó la disputa a un punto álgido, por haber incluido a regidores –y específicamente a Manuel Alfaro Jara- como miembro de la comisión, a sabiendas de que quiere entrarle al asunto de los alquileres abiertamente y con mano dura.

El solo nombre de Manuel Alfaro llevó a los inquilinos a una reacción enérgica, al punto de que fue necesario (de nuevo, muy al estilo de los primeros tiempos del actual Concejo) a suspender la sesión e invocar la presencia de la Fuerza Pública.

Y para darle el puntillazo a la secuencia de imprecisiones,  la presidenta municipal en ejercicio, Cira Obando, obvió solicitar la aprobación en firme del acuerdo que incluía el nuevo régimen tarifario, porque -por tratarse de un dictamen de comisión- se necesitaba un mínimo de seis votos para darle la validez necesaria.


19 noviembre, 2014

Anúnciate Gratis