Yadira Calvo inaugurará curso lectivo de la UNA

Profesora Yadira Calvo Fajardo.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

A
lgunos que gozaron el privilegio de tenerla como profesora en el Liceo Nocturno de Pérez Zeledón o en la Escuela Normal, sede San Isidro, hacia los años 70, podrán jactarse: yo fui alumno de Yadira Calvo. Otros también podrán decir: Yo fui alumno de Faustino Chamorro.

Pero ahora, desde hace muchos años, no cabe decir: “Doña Yadira, la esposa de don Faustino Chamorro”, por ambos tienen su nombre –y bien subrayado entre los eruditos de Costa Rica. Ella, por reconocimientos como el premio” Magón”, que le acaba de otorgar el Ministerio de Cultura, entre muchos otros; él, por el “Aquileo J. Echeverría” y el “Roberto Brenes Mesén a la Excelencia Académica” (de la UNA), entre muchos otros.

En Pérez Zeledón, quizás pocos recuerdan su paso por las aulas generaleñas, pero muchos podrán escuchar a Yadira Calvo durante la clase inaugural del Primer Ciclo 2013, de la Universidad Nacional, programada para las seis de la tarde del viernes 22 de febrero de 2013. Dictará una conferencia, bajo el título “Bachilleras y Marisabidillas: Las Mujeres en la Universidad”.

Yadira Calvo es escritora, ensayista, catedrática, educadora y feminista. Además de haber alcanzado el mayor premio a la cultura concedido por el Estado costarricense, en el presente año 2013, ha ganado el Premio Nacional Aquileo J. Echeverría, 1990, en la rama de Ensayo; el premio UNA-Palabra en la rama de ensayo por la obra “A la mujer por la palabra” (1989); una distinción de la Asociación Max Jiménez y la Municipalidad de Goicoechea (1984); el Premio a la Superación, otorgado por el Presidente de la República, Rafael Ángel Calderón (1991); y  “Mujer Ejemplo de Trabajo”, otorgado por APROMUJER en 1997 y 1999.

También fue representante por Costa Rica en el Pabellón de la Mujer Invitada de Honor, auspiciado por el Departamento de Estado del Gobierno de Puerto Rico, como parte de las Actividades de la II Feria Internacional del Libro de Puerto Rico. En San Juan, incluyeron la Cumbre Internacional de la Mujer bajo el tema “El imaginario femenino en las Américas”.

Entre los cargos que ha desempeñado destaca su labor como profesora de la Universidad de Costa Rica, la Universidad Nacional y la Universidad Autónoma de Centro América; coordinadora del Foro de la Mujer (Programa Interdisciplinario de Estudios de Género) de Universidad de Costa Rica, presidenta Consejo Académico de Filología de la Universidad Autónoma de Centroamérica e integrante del  Consejo Directivo Editorial Costa Rica.

Cuando ingresó al primer grado de la escuela, en Tucurrique de Cartago, ya leía de corrido. Aprendió porque le encantaba. Dice: “El descubrimiento de la lectura fue el hallazgo de una mina: goce, aprendizaje, fantasía, reflexión, vida interior y también malestar. La idea de que mi sexo se estimara inferior me resultaba, y me sigue resultando intolerable.  El caso es que leyendo y leyendo llegué a otro descubrimiento: que mi malestar no era individual; era colectivo, y lo compartían muchas mujeres y algunos hombres”.

A riesgo de una reprensión, por su defensa de la igualdad de género, es preciso decir que esta menudita mujer, ejemplo de que la superación personal no tiene límites, posee un carisma especial por el que acudir a una clase suya no es menos que una oportunidad. Y un privilegio.
 


20 Febrero, 2013

Anúnciate Gratis