Voces de libertad

Imagen: Voces de libertad

Presos del Centro Penal de Pérez Zeledón forman conjunto musical

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net

El grupo Voces de Libertad ensaya todos los jueves en el gimnasio del Centro Penal de Pérez Zeledón.

Si bien es cierto están presos, su espíritu anda libre, y a través de la música alegran el corazón. El grupo Voces de Libertad del Centro Penal de Pérez Zeledón suena bonito y la mayoría de temas que interpretan son de corte cristiano, aunque también tocan piecillas populares.

Este proyecto musical surgió hace tres años solamente con voces y guitarras, pero ha ido creciendo, y ahora cuentan con teclados, bajo y percusión. Sus once integrantes acumulan amplia experiencia en bandas y grupos religiosos.
Edwin Quirós, baterista de Voces de Libertad, comentó que amenizan los cultos y las misas que se celebran dentro del Centro Penal porque sienten que es una manera de servir a Dios.

“Reforzamos lo que traemos dentro. Por cosas de la vida estamos acá pero retomamos lo que habíamos dejado y nos ayuda a sobrellevar el peso del encierro”, dijo.

Por su parte Geiner Rodríguez, cantante de la agrupación, indicó que la iniciativa es una oportunidad y un reto importante para él y sus compañeros por encontrarse en una cárcel.

Rodríguez añadió que la música que tocan tiene mucho sentimiento y que está dentro de sus posibilidades llevarla por buen puerto.

“Es parte de nuestra recuperación y reinserción a la sociedad. Podemos estar entre barrotes pero lo más importante es la libertad del espíritu a través de la música”, manifestó.

El nombre Voces de Libertad es muy representativo para sus miembros, por medio de este pretenden dar a conocer lo que sienten y el cambio que quieren para sus vidas.

De acuerdo con Carlos Villegas, funcionario de la cárcel generaleña, el propósito es que el conjunto se presente dentro de poco en el festival que promueve el Ministerio de Justicia en San José, y sacarlos para que la gente escuche su música en alguna actividad especial del cantón.  


6 julio, 2010