Vecinos exigen a municipalidades de Buenos Aires y Osa construir puente

Imagen: Vecinos exigen a municipalidades de Buenos Aires y Osa construir puente

Cientos de familias deben cruzar el río Térraba en un bote de madera en mal estado y bajo horarios limitados

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net



En este bote de madera se trasladan a diario escolares

Buenos Aires, Puntarenas. Los vecinos de Progreso de Boruca exigen a las municipalidades de Buenos Aires y Osa construir un puente colgante, pues para llegar a su comunidad deben cruzar el río Térraba en un bote de madera en mal estado.

Escolares, colegiales, mujeres embarazadas, trabajadores y, sobre todo, campesinos que urgen comercializar sus productos (maíz, frijol, arroz y tiquizque) deben trasladarse en dicho bote que se le filtra el agua, y se le ha apagado el motor en muchas ocasiones en medio río.
 Dimas Barquero Montes, presidente del Comité de Caminos de Progreso de Boruca, señaló que necesitan que se construya ese puente sobre el río Térraba hacia su comunidad, por el peligro que representa transitar a diario en tales condiciones.
 

“Tenemos siete años de estar luchando, pero parece que a los municipios no les importa nuestra necesidad. Limitamos ambos cantones y hemos ido a los concejos municipales para ver si nos prestan ayuda, pero no se nos ha escuchado”, dijo el dirigente.

Sin ayuda municipal. Los vecinos ya cuentan con las medidas y diseños para el puente colgante de 280 metros de longitud, pero aún continúan a la espera de que las dos municipalidades ejecuten las acciones.

Precisamente acudieron a la Defensoría de los Habitantes, en procura de buscar una solución.

“Queremos trabajar para que este puente se llegue a ver algún día. Está diseñado para paso vehicular – un carrito de dos toneladas podría pasar – el costo oscila entre los ¢80 millones y ¢100 millones, y la comunidad está dispuesta a aportar”, acotó.



Dimas Barquero, presidente del Comité de Caminos de Progreso

Otra molestia de los vecinos es que en ocasiones deben esperar hasta dos horas para poder cruzar el río, pues los boteros se van a almorzar y no acuden a brindar el servicio a tiempo.

“Hasta ebrios se ponen a pasar gente y, tras de eso, tenemos que pagar una tarifa de ¢300 por viaje; si el río crece nos cobran ¢1.000, y se rigen con horarios estrictos de 6 de la mañana a 5 de la tarde, sin importarles quien se quede”, comentó María Ángela Granda Obando, vecina de Progreso.

Los lugareños denunciaron que la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) donó los dos botes con sus respectivos motores hace unos 20 años, para lo cual se había conformado un comité, pero después un hombre de apellido Jiménez se adueño de las lanchas y equipos sin dar ninguna explicación, por lo que se deterioró el servicio.

Jesús Rivera Arias, otro vecino que tiene 40 años de residir en la zona, contó que hace muchos años se volcó el bote en que viajaba junto con dos amigos, quienes murieron ahogados. “De puro milagro estoy contando la historia”.

Por su parte el alcalde de Buenos Aires, Feliciano Álvarez, dijo que ha faltado unión  entre las partes para solucionar el problema. Sin embargo, aseveró que el cantón es muy grande, lo cual  dificulta llegar a todas las comunidades.

“La idea era hacerlo CNE, ICE y ambas municipalidades, pero faltó darle seguimiento a ese proyecto. Soy consciente de que se requiere construir el puente en nuestro territorio, pero también una parte limita con Osa. Por ello tenemos que ponernos de acuerdo”, dijo el Alcalde.


9 septiembre, 2008

Anúnciate Gratis