Ley para salvar a los cafetaleros es urgente

Los caficultores

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

F
uncionarios del más alto rango, dirigentes de organizaciones campesinas y los propios cafetaleros están pidiendo al unísono que la Asamblea Legislativa tome en serio la crisis que se está precipitando sobre los cafetaleros y apruebe, de una vez, un fondo en  fideicomiso para mitigar la tragedia.

La ministra Gloria Abraham y el vicepresidente Lieberman hicieron un nuevo llamado para que la Asamblea Legislativa apruebe 20 mil millones de colones para un fideicomiso.

La ministra Gloria Abraham y el vicepresidente Lieberman hicieron un nuevo llamado para que la Asamblea Legislativa apruebe 20 mil millones de colones para un fideicomiso.

El clamor fue expresado ayer lunes 22 de abril de 2013 por el vicepresidente Luis Lieberman, la ministra Gloria Abraham, la vice ministra Xinia Chávez, el secretario general de la Unión de Productores Independientes y Asuntos Varios (Upiav), Luis Román Chacón…  en San Isidro de El General, durante la primera jornada de entrega de insumos para combatir la roya.

Al primer día de entrega de fungicidas, en las instalaciones de la Dirección Regional del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), en San Isidro, llegó menos de la mitad de los caficultores que fueron convocados. Para ayer fueron llamados 330 y llegaron menos de 150; pero los que no pudieron hacerlo serán atendidos conforme vayan llegando, en el entendido de que tendrán prioridad los convocados para la fecha, informaron funcionarios del MAG.

La roya del cafeto está causando una devastación en los cafetales de Centroamérica y El Caribe, pero los daños son más intensos en las áreas costarricenses de Coto Brus y Pérez Zeledón. El Gobierno de la República –la Presidencia y el MAG- decretaron una emergencia nacional fitosanitaria, para combatir la plaga.

La ministra Abraham hace el papeleo y el vicepresidente Lieberman entrega los fungicidas a Edith Badilla Castro, cafetalera de Las Mesas de Platanares, en un acto simbólico.

La ministra Abraham hace el papeleo y el vicepresidente Lieberman entrega los fungicidas a Edith Badilla Castro, cafetalera de Las Mesas de Platanares, en un acto representativo.

Ayer se inició la distribución de fungicidas para los caficultores perjudicados por la roya, en todo el país, y con ello se está dando el primer paso en la batalla contra la enfermedad, “pero no se hace nada con fumigar los troncos”, expresaba un caficultor, en alusión a que hay sectores de los cafetales que han desaparecido por completo.

Con los fungicidas se combate la roya, pero hay que abonar lo que quedó de los cafetales,  replantar sectores que desaparecieron por completo y comer y hacerles frente a las deudas y otras obligaciones, mientras se vuelve a la normalidad, con un conveniente adicional mencionado por el vicepresidente Lieberman: una caída en los precios del café.

Ayer, los funcionarios del Gobierno y representantes de la banca de desarrollo suscribieron un convenio con la cooperativa CoopeAgri, que asocia a siete mil productores, para concederles préstamos blandos. Pero habrá quiénes no se animen a solicitar un crédito, por temor a perder hacha, calabaza y miel.

La solución, para mitigar los estragos causados por la roya, habría de venir de un fondo de 20 mil millones de colones en fideicomiso, que sería utilizado, al menos en parte, en asistencia social. Pero, hasta hoy,  la Asamblea Legislativa se ha mostrado insensible al llamado urgente para que apruebe la Ley.


23 abril, 2013

Anúnciate Gratis