Una vida de colores

Imagen: Una vida de colores

José Picado es todo un “Pionero del Sur”

Laura Campos Ruiz.
djara@perezzeledon.net


Don José se inspira en la naturaleza y en los paisajes cuando pinta

Entre el canto de los pajarillos, la suave brisa del viento a media tarde y el paisaje de una casa abandonada a medio pintar que aún conserva su belleza, don José Picado recuerda sus inicios en la pintura y cómo con una cajita de acuarelas le dio color a su vida.

La charla se desarrolla como un encuentro entre viejos amigos y no deja pasar ni un detalle de su apasionada labor en el arte.
En el jardín trasero, reposa un cuadro que se vistió del color de una vieja choza que muestra como era barrio Aeropuerto, en el que lleva viviendo desde hace 16 años y en el cual es donde pinta cada uno de sus lienzos para luego entregárselos a su hermano que se encarga de llevarlos a enmarcar y fijarles un precio para su posterior venta. 

Sus obras revelan sus gustos y su cariño por la naturaleza, los paisajes son las principales esencias que pinta en óleo.

Antes de avanzar en la charla no quiero dejar pasar ni un solo minuto sin preguntarle ¿cómo fueron sus inicios en el arte?

Antes de contestar, el sol parece pedir permiso para asomarse a la sala donde nos encontramos y en la que se siente un aire de inspiración mientras que don José recuerda la rifa en la cual se ganó una cajita con acuarelas.

Ya el sol alumbra su rostro e ilumina su relato: “Tenía 10 años cuando el maestro de mi escuela realizó una rifa y yo me la gané. Era una cajita con acuarelas de diferentes colores. Desde ese momento pienso que la pintura me llamaba”, acotó.

Pero ahí no termina su narración, pues agregó que fue a partir de ese momento que su habilidad empezó  despertarse de su interior y quiso salir sin más ni menos.

“Cuando estaba en sétimo año del colegio, mi profesor de artes plásticas al ver mi desenvolvimiento e inclinación hacia la pintura, me motivó a realizar una exposición con más de 200 pinturas, las que realicé desde que gané aquella cajilla con colores…”

“…Mis compañeros de cole me ayudaron a enmarcarlos pero pedían a cambio uno de los cuadritos. Eran tantos que no alcanzaron las paredes del Liceo Unesco para mostrar todas las cosas que había pintado”, dijo.

Sí, en el cole,  precisamente en sétimo, fue su primera exposición de obras de arte la cual se llamó “La Exposición de la Canfinera”. Llamada así, porque con la canfinera encendida le tomaba la noche por sorpresa mientras aún seguía pintando con entusiasmo sus cuadros.


Una muestra del arte de don José

Don José, nos siguió relatando cómo avanzó en la pintura y cómo se convirtió en todo un artista empírico; creciendo y compartiendo errores, aciertos y entusiasmos, pero sobre todo, la responsabilidad que tomó a la hora de tomar sus pinceles y dar el primer brochazo. “Hay que pintar con el corazón y ser concientes de lo que se quiere expresar, la sinceridad que se entrega en cada cuadro, sólo así nuestro valor artístico”, aseveró el artista.

Para don José la pintura se convirtió desde hace nueve meses en su principal actividad económica, ya que un problema cardíaco le produjo retomar nuevamente su pasión y traerla a primer plano en su vida.

Es así como desde entonces se dedica a la pintura al óleo y le ha traído varios beneficios, uno de ellos fue la participación en el Festival Nacional de las Artes que se celebró en San Isidro de El General el pasado mes de marzo y abril, en la exposición en el Centro Comercial Pedro Pérez, con un grupo de pintores generaleños.

Sin embargo, la participación del artista no acaba ahí, pues cuenta entre sonrisas y un brillo en sus ojos que quiere llegar a ser reconocido nacionalmente por sus obras y prestigio.

Como meta personal le gustaría instruir a niños de zonas rurales, dándoles pequeños cursos de pintura para despertar en ellos el sentido hacia el arte. Para esto cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura Juventud y Deportes, el cual aportará económicamente para la realización de este proyecto.

Este generaleño busca posicionarse dentro del mercado artístico y exhibir sus obras más allá del Cerro de la Muerte. “Me gustaría competir con mis obras a nivel nacional”,  cuenta con el rostro lleno de pasión y deslumbrado por lograrlo.

Así fue como poco a poco el arte le ganó el alma a lo largo de su vida y lo llevó a ser un Pionero del Sur digno de ser reconocido por sus obras con las que  busca llegar a “primeras divisiones” en el arte.

  


20 Abril, 2009

Anúnciate Gratis