Una corazonada les apuntaba que a Arsenio lo habían matado

Carlos Luis Monge Barrantes
prensa@perezzeledon.net

La consternación no podía ser para menos. Desde que se dedicó a trabajar en el taxi de carga, tras haberse desempeñado como chofer de buses en las empresas de Amando Elizondo y Gafeso, Arsenio era más o menos sistemático: desayunaba, se iba a trabajar, volvía a la hora del almuerzo, cumplía con la jornada de la tarde y regresaba a casa antes del anochecer. Pero el viernes almorzó, se fue y no regresó.

El retraso inusual del viejo taxista, Arsenio García Mora, de 69 años, fue causa de preocupación en su casa del barrio Cristo Rey, situada a no más de un kilómetro del parque de San Isidro de El General y entonces sus parientes comenzaron a llamarlo al teléfono celular, pero no contestó.

Para el día siguiente, sábado, ya se temía lo peor y entonces fue cuando comenzó a circular la noticia de su desaparición. Los cuerpos policiales encendieron las luces de alerta y una pariente suya escribió en Facebook:

“Gente!!! Necesito la ayuda de ustedes, se extravió un familiar, en un Toyota Hilux modelo 2009, con número de placa 227236, color champagne. La última vez que se le vio fue ayer viernes a eso de las 4:15 p.m. camino a Dominical. Si alguien de ustedes vio o ha visto algo con características similares, POR FAVOR Y DE TODO CORAZÓN LES AGRADEZCO ME INFORMEN”.

Para entonces –el sábado- a Arcenio Mora ya lo habían asesinado. Su cuerpo apareció tirado en una plantación de palma aceitera, entre las comunidades turísticas de Dominical, no por los cuerpos de seguridad y auxilio, sino por un particular que caminaba por el palmar, que se acercó para observar algo que le parecía anormal junto a un camino secundario.

Su cuerpo estaba tirado boca abajo, con las manos amarradas y las primeras versiones policiales revelan que mostraba tres heridas de bala, causadas quizás por dos proyectiles, uno de los cuales le habría atravesado el cuerpo.

A partir de entonces, todo ha sido confusión y conjeturas. Existen versiones que llevan a relacionar a dos individuos que se estuvieron comunicando con Arsenio desde el jueves: un moreno de pelo rizado y un gringo que, en apariencia, lo concertaron para que les hiciera un flete.

Tales versiones también refieren que los individuos le habrían hablado de un viaje a Dominical y algo relacionado con el traslado de una refrigeradora, coartada de los delincuentes que parece cierta, si se toma en cuenta que entre el sector más modesto de los taxistas la noticia sobre un viaje a Dominical logrado por un compañero trasciende como un reguero de pólvora.

Desde esa perspectiva, Arsenio se había dejado llevar de buena fe por delincuentes que lo que querían era robarle el carro que, más bien, era de su hijo Oscar. Ya los Mora les habían comentado que el Hilux, de modelo reciente y color champagne, debería cambiarlo por otro de apariencia más modesta para no llamar la atención de los ladrones.

El hecho de que el pick up desapareciera, no así su billetera, lleva a pensar que los ladrones lo que querían era robarle el carro; y que por haber aparecido su cuerpo a unos treinta metros de la carretera, Arsenio intentó escapar por entre la plantación de palma y fue alcanzado por los disparos de sus asaltantes.

Otras versiones indican que el vehículo fue visto el mismo viernes, cerca de la entrada a la playa La Palma, a la salida de Parrita.

En fin, los cuerpos policiales preventivos, así como el Organismo de Investigación, también trabajan sobre conjeturas y al menos parece que esta vez cuentan con toda una maraña de hilos qué seguir, en la búsqueda de los asesinos.

Ahora, a Arsenio –Cheno, como le decían todos sus conocidos- ya no lo podrán encontrar, en las afueras de la terminal de buses de la empresa Tracopa, donde acostumbraba estacionarse. Ni los vecinos podrán volver a verlo llegar, con su gravedad acostumbrada, ni sus nietos volverán a recibir sus visitas ni las cosillas –como dice su yerno Obed Gamboa- que solía llevarles.

Era taxista. Los taxistas siempre están expuestos.


9 Octubre, 2012

Anúnciate Gratis