Un generaleño ejemplo de superación académica en el exterior

Imagen: Un generaleño ejemplo de superación académica en el exterior

Xinia Zúñiga Jiménez
xinia@perezzeledon.net

No sabía hablar Inglés ni tenía el dinero para estudiar, pero sí una meta que lo llevaron hasta Georgia, Estados Unidos y ahora se prepara para estudiar en Italia…

Jose Manuel Gamboa Mata, siempre fue un destacado estudiante tanto en la escuela como el colegio, otorgándole reconocimientos por sus excelentes calificaciones, pero de ahí a soñar estudiar Diseño en el extranjero, había mucho camino por recorrer; sin embargo, con su esfuerzo y dedicación ha acortado esas distancias y después de triunfar en ese país, ahora se le abre una nueva puerta para ir a Italia en donde pretende estudiar Diseño de Autos Lujosos y Accesorios.


Jose y su hermano Mario Alberto con sus padres don Pedro Gamboa y doña
Ana Rosa Mata, quienes siempre se esfuerzan por
estar junto a ellos en los momentos importantes.

A sus 28 años, este generaleño hijo del reconocido maestro pensionado, Pedro Gamboa Barrantes y de Ana Rosa Mata Montero, quien se ha dedicado a las labores domésticas, tiene un Diplomado en Artes del Fuego en la Universidad de Heredia y un entrenamiento de Vidrio Soplado, así como un Diplomado en Joyería y un Bachiller en Metales y Joyería.

“Cuando estudiaba en la UNA de Heredia, gracias a que fui el que se entrenó en Vidrio Soplado con unos japoneses, me dieron la oportunidad de ser el profesor de esa materia en la misma universidad durante seis meses y mientras daba clases, personeros de una universidad ubicada en Georgia, Estados Unidos, llamada Savannah College of Ant and Desing, llegaron a buscar estudiantes interesados en estudiar Diseño y ahí empezó toda esta historia”, manifestó Jose a PerezZeledon.net, mientras disfrutaba de sus vacaciones en San Isidro de El General.

Aseguró que en ese momento no sabía Inglés ni contaba con los veinticinco mil dólares anuales ($25.000) que cobraba la universidad por esa carrera, pero que gracias a sus buenas notas, concursos ganados y recomendaciones de ex profesores, se ganó una beca completa llamada Presidential Scholarship.

Jose Manuel Gamboa Mata, junto a su hermano Mario Alberto y sus
padres, durante la graduación en Savannah College of Ant and
Desingand, Georgia, Estados Unidos.

Gracias a ese beneficio Jose estudió durante cinco años una Maestría en Diseño de Joyería; no obstante, antes de iniciar ingresó a clases de Inglés porque en la universidad sólo se hablaba ese idioma. “Antes de iniciar me hicieron un examen para ver en que nivel estaba y prácticamente era cero el resultado. Estuve un año estudiando Inglés y al tener alrededor de un año y medio en Diseño de Joyería, tomé una clase de Diseño Industrial y me gustó tanto que por mis buenas calificaciones me permitieron pasarme de carrera”, recordó.

Aunque no todo fue color de rosa, ya que según cuenta, pese a que se ganó la beca de $25.000 anuales, tuvo que pagar el 15% de ese dinero por concepto de impuestos, lo que logró gracias al apoyo de sus padres y de su hermano Mario Alberto, quien también fue un destacado estudiante en el extranjero al lograr estar entre el 1% más alto de la graduación en la Universidad Estatal de California en la carrera Computer Science, Systems Option (Ciencias de la Computación, Opción de Sistemas). Actualmente Mario Alberto es el Director del Departamento de Sistemas de la empresa AdvanceMe,Inc, en donde tiene a cargo el proceso de análisis y mantenimiento de todos los proyectos y sistemas.

De alumno a profesor

Luego de terminar una Maestría en Diseño Industrial, la cual tardó dos años y medio, Jose realizó aparte varios trabajos profesionales y como parte de esa carrera es requisito realizar un trabajo de seis meses con una compañía, pero en lugar de uno hizo dos con una compañía llamada Electro Lux; asimismo, hizo trabajos específicos con otras compañías y asegura que los profesores al ver su interés, cuando empezó a buscar trabajo le dieron una oportunidad en la misma universidad que había estudiado.

“Actualmente me interesa dar clases porque al haber estado con una Visa de Estudiante ya se me venció ese permiso y necesitaba una Visa de Trabajo para poder quedarme y ellos me ofrecieron ese permiso si trabajaba ahí. Y gracias a un diseñador de carros, también ahora tengo la oportunidad de ir a Italia, él mismo pidió apoyo a la universidad para que yo pueda ir allá, en donde la universidad se verá beneficiada con mi visita pues tendrán la oportunidad de hacer contactos importantes”, indicó.

El generaleño pretende estar siete meses en Italia y luego regresar a seguir impartiendo clases en la universidad de Georgia durante un año; después de ese período no tiene muy claro que hará, pero dice que le gustaría quedarse unos tres años más.

“Me gustaría quedarme en los Estados Unidos por la oportunidades que hay allá, pero en un futuro me gustaría trabajar aquí en Costa Rica. Siempre he tenido la inquietud de poder ofrecer fuentes de empleo y también aportar algo de lo que he aprendido al diseño de mi país, en donde hay artistas excelentes, pero en donde también hace falta más preparación”, agregó.

“Al inicio la experiencia fue horrible ”

Consultado sobre cómo fue la experiencia de haberse ido a estudiar a otro país y dejar a sus padres, amigos, cultura y todo lo que tenía en Costa Rica, Jose expresó que fue horrible, en primer lugar porque nunca le ha gustado el Inglés; sin embargo, lo que no podía expresar por medio del idioma en la universidad lo hacía con dibujos, lo cual le ayudó de cierta forma para esforzarse más y dominar el idioma.

En cuanto a la cultura, dice que se reúnen amigos de diferentes nacionalidades y hacen comidas de sus respectivos países; además, esta experiencia le ha servido para tener amistades de muchos países y especialmente para aprender que cuando deseamos algo de corazón, no importan los obstáculos si fijamos nuestra mirada en la meta y nos esforzamos para alzar la bandera de la victoria.

“Las oportunidades siempre están presentes, pero lo que sucede es que a veces nos sentimos derrotados antes de empezar. En mi caso gozaba de una beca, pero llegué a tener dos trabajos y en las vacaciones me iba a pintar casas, ya que el dinero allá no alcanza; además, la experiencia me ayudó para comprender lo difícil que es el trabajo que realizan los latinos, compartir con gente del pueblo y sentirme como en casa con las populares frases Mae y Pura Vida”, manifestó el joven, quien cada vez que puede venir a su querido Pérez Zeledón el tiempo no le alcanza para compartir con sus padres y sus amigos, así como para ir a la playa a surfear.

“Son un orgullo ”

Para Ana Rosa Mata Montero, Jose ha sido un excelente estudiante pero también un hijo maravilloso y con respecto a la experiencia de haberse ido a estudiar a otro país, dijo que lo más difícil es que tenía que irse por mucho tiempo, pero que a la vez sentía un orgullo enorme porque iba a superarse.

“Yo tengo muy claro que Dios nos presta los hijos y ellos tienen que entrenar sus alas para que aprendan a volar muy alto. Gracias a Dios ahora es muy fácil la comunicación y siempre estamos en contacto por teléfono e Internet”, expresó.

Por su parte, don Pedro manifestó que el papá también sufre, pero que para la mamá es más difícil la ida de un hijo para el extranjero; sin embargo, asegura que aunque a veces no expresaba nada, sólo él sabía cómo se sentía por dentro.

“Los dos han sido muy responsables y honestos en su forma de ser, por eso estábamos tranquilos. Yo digo que aunque aquí no les hagan reconocimientos por lo que han logrado, ellos han representando dignamente al país”, subrayó el orgulloso padre, quien es el fundador y coordinador general del Proyecto de Desarrollo Comunitario Escolar (PRODECOES), el cual prepara a los niños de hoy para que mañana sean mejores líderes comunales.


22 febrero, 2006

Anúnciate Gratis