Un Día especial en la Feria del Productor

Feria Productor Generaleño

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

N
o podía faltar un ayote ni un campesino que llegara con un par de yucas increíbles al concurso de verduras y frutas en que participaron hoy, 16 de mayo de 2013, los agricultores que asisten semanalmente a vender sus productos en la Feria del Productor Generaleño.

Como era de esperar, al ayote, las yucas, una sandía que se las daba de chiverre, entre los productos grandes, también fue posible observar frutas y verduras diminutas y raras o que por lo menos no son de venta rutinaria en los comercios generaleños.

¿Bonito, pero qué es?

¿Bonito, pero qué es?

También fue posible admirar viejos instrumentos utilizados por los campesinos; ya en sus faenas agrícolas, como asadas para cosechar papas y un enorme machete para raspar el terreno; ya en los quehaceres del hogar como la plancha de hierro que había que calentar arrimándola al fuego o la maquinita de hacer picadillo; ya en el negocio o la montaña, como una balanza y una romana para pesar y una sierra de mano para cortar árboles y hacer tablones para las casas primigenias.

El concurso logró despertar el interés de los productores, pero quizá no les dio tiempo para prepararse, cultivando y separando las frutas y verduras más grandes y raras para someterlas a concurso. De realizarse una actividad similar el próximo año, es posible que en lugar de un ayote lleguen dos y todavía más grandes; que las yucas lleguen partidas en dos por su inusual tamaño y que las frutas sean todavía más raras por deformación natural o porque se les moldee en la mata.

Asiento de suegra.

Asiento de suegra.

El concurso fue convocado por la Administración de la Feria del Agricultor para celebrarles a los productores su día. Se realizó hoy jueves, y no ayer miércoles 15 de mayo, por dos razones básicas: porque hoy es día de feria (y llegan todos los productores) y porque ayer las instalaciones fueron destinadas a asuntos relacionados con el Desfile de San Isidro Labrador.

Parte del concurso estuvo dedicado a los productores como protagonistas y nadie mejor para un reconocimiento que Mello (Clodomiro Núñez Garita) no solo porque ha estado presente semana a semana durante los 14 años de existencia de la Feria del Productor Generaleño, sino porque también estuvo sirviendo al pueblo generaleño durante el período en que existió la Feria del Agricultor. Veintidós años en la brega.

Una balanza.

Una balanza.

Si Mello no es conocido, y tampoco Melecio Rojas Cordero –el productor de más edad- por el momento habrá que adobar la noticia con algo de imaginación, porque en el momento de recibir la información ellos no sabían que eran los ganadores y, en consecuencia, la foto se quedará para una próxima oportunidad.

Igual para Joaquín Umaña Salazar, un agricultor de veinticuatro años que comenzó a formar parte del equipo de la Feria hace diez años, es decir, cuando, con catorce años de edad, llegaba a acompañar a Abilio, su papá.

El premio para el más amigable fue para Jeffrey Martínez, callado pero atento, en su reducto, sin que se le haya oído una sola queja contra la Administración o algún compañero; y el premio al más colaborador para Guillermo Cordero, un agricultor del lado se San Bosco entregado a los demás;  el que ha sostenido por su cuenta un tramo, para que algún conocido suyo que se encuentra en situación crítica no lo pierda. Los hombres lo premian; en el cielo toman nota.

Una cebolla y dos súper cebollas.

Una cebolla y dos súper cebollas.

Y qué decir de Migas (Julio Delgado), un cartaginés en cuyo puesto es posible encontrar “de todo”; dieciséis productos por lo menos, entre legumbres, frutas, especias y hortalizas.

Bienvenido el concurso; felicidades a los premiados y el más humilde reconocimiento a agricultores por su labor.

 


16 mayo, 2013

Anúnciate Gratis