“Todo tonto tiene suerte”, un libro de vivencias y enseñanzas

Bisner, Todo tonto tiene suerte.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Para algunos seres humanos –los que no se conforman con aceptar el rutinario quehacer de una oficina o un aula – la vida es un ciclo de vaivenes y avatares que tan pronto puede proporcionarles un éxito inusitado como quitárselo y sumirlos en la apatía y la desesperanza.

En casa, en San Isidro de El General, John Bisner prepara diversas publicaciones.

En casa, en San Isidro de El General, John Bisner prepara diversas publicaciones.

En tanto que miles de generaleños se hacen de un oficio y se entregan a  devenir más bien recargado a la buena de Dios, otros se aventuran. Viajan, por ejemplo, a los Estados Unidos, en busca de fortuna y aventura. Algunos pocos lo logran; otros obtienen un éxito relativo y los otros se hunden en situaciones verdaderamente dramáticas.

Y en ese ciclo de la vida, algunos experimentan vaivenes y avatares que se diluyen con el tiempo, sin llegar a documentarlos y compartirlos, para que sirvan como recuerdo para quienes los han vivido y como punto de partida para quienes están pensando echarse a la aventura.

En un cuartito que les alquiló Charol, en el barrio Sagrada Familia.

En un cuartito que les alquiló Charol, en el barrio Sagrada Familia.

Pero también los hay, como el generaleño John Bisner Ureña, quien, al cabo de un cúmulo de experiencias muchas veces exitosas, pero siempre al margen de lo que quiso ser en la vida (médico y cantante) abren su libro de la vida, para que sus semejantes lo conozcan y, con él, lloren, rían,  se maravillen y aprendan de las cosas que –también fuera de aulas y oficinas- ocurren en buena medida, impregnados por los designios del destino.

John escribe un libro –Todo tonto tiene suerte- en que narra sus vivencias, que empiezan en el mismo lugar donde terminan, San Isidro de El General. Empiezan  con el embarazo de su madre, soltera, en tiempos de rigurosa e ignorante condena social y terminan –o comienzan a terminar- cuando, en cumplimiento de una antigua solicitud expresa de ella, John regresa de los Estados Unidos a acompañarla durante los días previos a su muerte.

Alcanzó puestos de relevancia dentro de una gran empresa dedicada asuntos aeroespaciales y militares.

Alcanzó puestos de relevancia dentro de una gran empresa dedicada asuntos aeroespaciales y militares.

Todo tonto tiene suerte es un libro que consigna (entre otras) las vivencias de John, en los Estados Unidos, donde vivió una inusitada secuencias de éxitos, gracias a la nacionalidad que le facilitó su padrastro, Edward, a su fluido conocimiento del inglés… y a que “… todo tonto tiene suerte”.

Como otros, llegó a los Estados Unidos a trabajar en lo que fuera: acomodando tablones en un aserradero, lavando trastes. Pero dio la suerte de que fue aceptado en un instituto (vio un rótulo, entró, presentó un examen de aptitud que ganó con notas sorprendentes y fue aceptado como funcionario) en un grupo especial de logística –en el campo de la seguridad- en que su labor era recolectar información, realizar análisis, pensar…, todo en el campo de la computación y la tecnología.

De ahí, a trabajar en un hospital, en el Departamento de Dietética, en Enfermería, actividades en que tuvo especial desenvolvimiento porque en su casa eran temas cotidianos (su madre trabajó en el Hospital San Isidro y luego en el Hospital Dr. Fernando Escalante Pradilla) y porque su conocimiento del inglés facilitaba las labores a sus superiores, cuando se necesitaba intérprete para atender a los pacientes de habla hispana.

En la aventura suelen haber altibajos, como los muestra Bisner en su obra literaria.

En la aventura suelen haber altibajos, como los muestra Bisner en su obra literaria.

Y de ahí, a un accidente de tránsito, la pérdida del puesto, a un modesto trabajo, a trabajar en la organización de un proyecto de educación para ejecutivos de una enorme empresa dedicada a la producción de artefactos aeroespaciales y militares… y a San Isidro, a vivir en el límite de la depresión por el fallecimiento y la ausencia de su madre… a no encontrar trabajo.

A desempolvar, entonces, un borrador de libro (también de vivencias, de gentes que viajan a los Estados Unidos) escrito veinte años antes por su suegro y a editar y publicar (gracias Amazon; después de tocar puertas infructuosamente en imprentas y librerías nacionales) su libro “Todo tonto tiene suerte”.

Coautor, con Víctor Hugo Zúñiga, del libro “El Jardín de los Senderos Perdidos” y autor de “Todo tonto tiene suerte”, John Bisner espera publicar en el presente año, 2015, otros textos de su producción: “El poder de la palabra cambia, te transforma”, “las Aventuras de Juan5 (Juan Cinco), “Un cuento para todos” y “Enfoque positivo”.

Ahora, casado y con un hijo… John Bisner vive un revenar. “…Escritos, libros que buscan cultivar nuestro ser humano, dejar mensajes poderos en la vida de nuestros semejantes, sembrar esa semilla positiva en la mente del que los lea para que, con ello, tomen esas enseñanzas y mejoren su vida…”.


27 Septiembre, 2015

Anúnciate Gratis